El accidente se produjo antes del amanecer, cuando 436 personas se encontraban trabajando en el interior de las galerías. Decenas de mineros quedaron atrapadosa causa de la explosión de gas en la mina de carbón Tunlan, perteneciente del Grupo de Carbón Coque Shanxi, en la ciudad de Gujiao, cercana a la capital provincial, Taiyuan.

Entre los que se salvaron, 114 fueron hospitalizados, y de ellos una cantidad no especificada fallecieron en el centro médico al no responder al tratamiento.

Según informan las autoridades, 57 efectivos de rescate y 40 ambulancias están participando en las labores de para hallar a los mineros atrapados que hayan podido sobrevivir en este nuevo masivo accidente del sector hullero chino, el más letal del mundo.

El Grupo Carbón Coque Shanxi es uno de los principales productores del país asiático, cuya demanda de energía depende en casi un 70 por ciento del carbón, lo que obliga a cavar cada vez a mayor profundidad, donde las explosiones de gas son más frecuentes.

El pozo Tunlan tiene una capacidad de producción anual de cinco millones de toneladas.

Según los últimos datos de la Administración Estatal de Seguridad Laboral, el año pasado los muertos por accidentes en el sector del carbón disminuyeron un 15,1 por ciento hasta los 3.214, un dato 47 veces superior a la mortalidad en Estados Unidos.

La administración reconoce que todavía un 80 por ciento de los 16.000 pozos que calculan hay en el país asiático son ilegales, lo que acrecienta los riesgos laborales debido a la falta de medidas de seguridad.


- EFE-