Iglesia lleva más de un mes realizando misas sin parar para que una familia no sea deportada

Una familia inmigrante se refugió en una sede religiosa ante su inminente deportación. Desde entonces, los miembros de esta Iglesia de Holanda han evitado que las autoridades las expulsen del país.

Hayarpi Tamrazyan, una de las refugiadas, y el pastor Theo Hettema dentro de la Iglesia Bethel. | Fuente: Twitter @elziax

La iglesia protestante Bethel lleva más de un mes celebrando rezos consecutivos para impedir la deportación de una familia de armenios solicitantes de asilo en Holanda, alojados en el lugar, aprovechando que la ley holandesa prohíbe a la Policía irrumpir en un templo religioso durante la misa. "Nuestra intención es que el Gobierno y el Parlamento dialoguen, que conozcan a la familia y se hagan cargo de sus responsabilidades. No queremos problemas con las autoridades y estamos muy bien coordinados con la policía, que respeta el asilo de la iglesia", explicó a la agencia Efe Theo Hettema, que preside el Consejo General de la parroquia.

Los rezos, que no se interrumpen ni siquiera por la noche, se llevan celebrando desde el pasado 26 de octubre a las 13:30 hora local (06:30 a.m. en Perú) y en ellos están participando fieles procedentes de todo el país y no solo los residentes del vecindario de la iglesia protestante. Cuando comenzó el servicio religioso, Hattema avisó al ayuntamiento de La Haya y este se puso en contacto con la policía local, que acudió a la iglesia para "avisar de que están al tanto de lo que ocurre, pero no hubo ningún intento de invasión por su parte" ni de llevarse a los niños y a sus padres a la fuerza.

"Estamos haciendo lo que siempre hemos hecho: un servicio en la iglesia, pero en esta ocasión, de forma continua porque la necesidad de apoyo también es continua. Oramos, cantamos, estamos en silencio, encendemos velas, entablamos una conversación", añadió. El objetivo es ganar tiempo para impedir la deportación de la familia armenia Tamrazyan, que incluye a un menor de 15 años y a dos hijas de 19 y 21 años, que han vivido en Holanda durante los últimos nueve años a la espera de una respuesta sobre su solicitud de asilo.

Video de una de las misas

Deportaciones en Holanda

La Justicia ha respaldado el derecho de esta familia a quedarse en Holanda, pero la decisión fue revocada por el Consejo de Estado, que considera que Armenia es un Estado seguro y la familia entera debe ser deportada después de nueve años viviendo en el país. Según Hattema, esta es "una oportunidad" para el Gobierno de La Haya de dialogar con los Tamrazyan y le pidió otorgarles el "perdón infantil", una opción legal destinada a los niños solicitantes de asilo que han estado viviendo en Holanda durante más de cinco años.

El objetivo de esta regulación es darles a los menores arraigados en Holanda la oportunidad de quedarse, a pesar de que su solicitud de asilo fuera rechazada, pero, según cifras oficiales, esta práctica se otorga en menos del 10% de los casos. El pasado septiembre, el Gobierno holandés ya tuvo que enfrentarse a una situación similar con dos niños armenios -Howick de 13 años y Lili de 12- y se vio obligado a renunciar a su deportación después de que hayan estado dos días en paradero desconocido para evitar su expulsión de Holanda.

EFE

Hayarpi Tamrazyan, una de las refugiadas, y el pastor Theo Hettema dentro de la Iglesia Bethel. | Fuente: AFP | Fotógrafo: Remk de Wall

¿Qué opinas?