Las autoridades del estado de Morelos, vecino a la capital mexicana, dijeron hoy que investigan la presunta responsabilidad de tres funcionarios del departamento de Servicios Periciales de la fiscalía local que supuestamente manipularon el cadáver del capo Arturo Beltrán Leyva y lo cubrieron de billetes.

El visitador general de la Procuraduría General de Justicia de Morelos (PGJM, fiscalía local), Erwin de las Casas, indicó en una nota de prensa que los llamados "proceptores", responsables del levantamiento del cadáver, "se habrían encargado de manipular el cuerpo e incluso cubrirlo con papel moneda y otros objetos para ser fotografiado por gente ajena a la PGJ de Morelos".

Esos funcionarios, dijo, "permitieron la exhibición del cadáver de Beltrán Leyva en condiciones denigrantes", lo que generó una fuerte polémica tras publicarse un día después unas fotografías del cuerpo en ropa interior, cubierto con joyas y billetes ensangrentados, imágenes que el Gobierno mexicano calificó de "infamantes y perniciosas".

De acuerdo con las investigaciones de la PGJM, "es muy probable que se proceda a dar de baja al personal de los Servicios Periciales que manipularon los restos de Arturo Beltrán Leyva", indicó la dependencia en un comunicado.

Además, se les acusará de los "delitos de abuso de autoridad y ejercicio indebido de funciones públicas, al haber alterado la escena del crimen" en el apartamento 201 del uno de los cinco edificios del complejo residencial Altitud de la ciudad de Cuernavaca, capital de Morelos.

En ese lugar, el pasado 16 de diciembre murieron en una operación militar el máximo líder del cartel de los hermanos Beltrán Leyva, alias "El jefe de jefes", seis de sus sicarios y un infante de la Marina mexicana.

Fuentes de la fiscalía local dijeron hoy a Efe que en el análisis de la escena de los hechos participaron nueve personas: un fotógrafo que tomó 500 imágenes, un experto en criminalística, un médico legista, los tres "proceptores" y tres policías ministeriales.

Según las mismas fuentes, ninguna de las imágenes tomadas por el fotógrafo corresponden a las publicadas en la prensa local, por lo que se sospecha que las tres personas encargadas de mover el cadáver del capo alteraron la escena una vez los otros seis funcionarios terminaron con las diligencias oficiales.

Los nueve funcionarios han sido ya interrogados y los culpables podrían ser inhabilitados, multados y además encarcelados.

Las autoridades de Morelos en este momento esperan el peritaje técnico de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía federal) "para deslindar responsabilidad administrativa y hasta penal", destaca la nota.

La muerte de Beltrán Leyva ha generado una serie de acciones de venganza por parte de bandas criminales.

Entre las represalias destaca el asesinato a tiros la noche del pasado lunes de cuatro familiares del infante de marina mexicano que perdió la vida en esa operación contra el capo, y el ataque anoche con granadas contra diversas dependencias públicas en la norteña Ciudad Obregón. EFE