El ex presidente argentino, Néstor Kirchner, admitió haber perdido ante Francisco de Narváez en la provincia de Buenos Aires, al tiempo de reiterar que se inicia una etapa que deberá garantizar la gobernabilidad y que trabajará para ser una alternativa en el 2011.

"No objetamos el triunfo de nuestros adversarios. Esperamos profundizar la gobernabilidad en los próximos años. Si ellos impiden, no tengan duda que hay elecciones cada dos años. Ya estamos trabajando para volver a ser alternativa en 2011",

Los resultados preliminares de las elecciones legislativas de Argentina celebradas en la víspera reflejan una derrota sin precedentes para el oficialismo, que pierde la mayoría parlamentaria tras obtener resultados adversos en los más importantes distritos electorales del país.

Con el 90 por ciento de las mesas escrutadas, el candidato de la opositora Unión-PRO Francisco De Narváez gana con el 34,51 por ciento de los sufragios en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país, mientras que el ex presidente Néstor Kirchner le sigue con el 32,16 por ciento.

Kirchner dijo que "no se debe dramatizar la derrota", pues es una elección legislativa y "acá hay elecciones cada dos años".

Señaló que el proceso fue demasiado parejo y eso demuestra que la Argentina es una sociedad plural.

"La verdad, con todas las cosas que nos tocaron sufrir, estamos más que satisfechos. Nos hubiera gustado ganar, pero estuvimos ahí", sostuvo.

Finalmente, manifestó que existe la posibilidad de evaluar la conducción política, toda vez que los resultados en la Provincia pueden demostrar el sentir de los capitalinos respecto a la gestión de Cristina Fernández.