Foto: EFE
Pese a que la producción de pisco en el Perú es mucho menor a lo que se elabora en Chile (el diez por ciento), nuestra bebida de bandera ha superado en ventas al aguardiente del país sureño en Estados Unidos en el año 2008.

Así lo destaca un artículo de Nicholas Gill, publicado hoy en el diario Los Angeles Times, en el que se subraya la pureza de su preparación, bien resguardada por normas explícitas que garantizan su calidad.

En su nota, señala que la mayoría de norteamericanos que han probado el pisco lo han hecho en forma de cóctel como el conocido Pisco Sour, pero que los puristas del pisco esperan que esta bebida pueda competir por sí solo con el tequila y otras mezclas.

Gill sostiene que el pisco peruano tiene una elaboración más artesanal, pues se fabrica en alambiques de cobre similares a los que se usan para hacer cognac

"El gobierno exige que al pisco peruano no se le añada agua y que para que el producto final pueda obtener el título de pisco debe ser un líquido totalmente claro y no envejecido en barricas. El pisco peruano aspira a ser el representante de la uva utilizada y de su terruño, sin ninguna intromisión o engaño", sostiene Elizabeth da Trindade-Asher, peruana propietaria del Macchu Pisco, una de las empresas que vende pisco en Estados Unidos.

En el artículo, Gill afirma que el pisco está ganando popularidad en los Estados Unidos, y  recuerda que la historia se remonta a más de 150 años.  Durante 1849, los buques que pasaban por  Cabo de Hornos recogieron suministros desde el puerto peruano de Pisco, incluyendo este licor.
       
El resurgimiento de la aceptación de nuestra bebida se debe en parte a la experimentación de un puñado de camareros.

"Tiene el fuego, con montones y montones de cuerpo", dice Jackson Cannon, gerente de un bar de Boston.  "Me estoy preparando para poner una versión de El Capitán, básicamente un Manhattan con pisco, en nuestro menú de cócteles. Me encanta usarlo así", añade.

Aparte del Pisco Sour y Pisco Punch, otros cócteles basados en pisco han sido añadidos al menú en Yerba Buena, en Manhattan, como el peruano Kiss, hecho con chicha morada, una bebida de maíz morado, y el Sour Maté, que impregna el pisco con yerba mate y luego lo combina con jarabe de toronja en una calabaza de yerba mate tradicional.

"Estamos sirviendo 60 a 70 bebidas con pisco en días de semana y aún más en los fines de semana", dice Artemio Vásquez, barman del Yerba Buena.

-Andina-