Representantes de ejércitos de diez países participaron este domingo en la tradicional parada militar con la que se conmemoró el bicentenario de la independencia chilena, y en la que tomaron parte más de 7.000 efectivos.

La solemne ceremonia en honor al Ejército chileno, la primera bajo el gobierno del presidente Sebastián Piñera, se realizó en la explanada del Parque O"Higgins de Santiago, hasta donde concurrieron unas 100.000 personas.

Al inaugurar el desfile, Piñera agradeció a las Fuerzas Armadas por su participación en las obras de reconstrucción tras el terremoto y tsunami del 27 de febrero.

En el acto desfilaron delegaciones de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Argentina, Colombia, Bolivia, Uruguay, Perú, Brasil y México.

En la ceremonia, que se extendió cerca de cuatro horas, participaron también tropas del Escalón Conjunto y combinado de Operaciones de Paz, integrados por efectivos de Argentina, Ecuador y Chile, que por primera vez participaron en el desfile.

Este año el Ejército chileno presentó sus principales nuevas adquisiciones, como una serie de Tanques Leopard 2, carros de infantería Marder, Humvee y helicópteros MD 530.

En cuanto al material aéreo, lo más llamativo fue el sobrevuelo de ocho aviones cazambombarderos F-16, de la serie de más de 40 con que cuenta la fuerza aérea chilena, además de unidades de combate F-5 y aviones C-130.

En total marcharon 7.545 uniformados de las Fuerzas Armadas y de la Policía de Carabineros, con un total de 20 batallones.

AFP