Mineros rescatados se dan baño de popularidad en Chile

Los 33 mineros rescatados tras pasar 70 días atrapados a 700 metros de profundidad fueron homenajeados por el Gobierno de Chile y saludados después como héroes.
Foto: EFE

Los 33 mineros rescatados tras pasar 70 días atrapados a 700 metros de profundidad fueron homenajeados hoy por el Gobierno de Chile y saludados después como héroes por cientos de ciudadanos en el centro de la capital.

Al término de una ceremonia celebrada en el Palacio La Moneda, donde fueron condecorados y recibieron la promesa de un nuevo trato laboral en la minería de parte del presidente Sebastián Piñera, los 33 salieron a la Plaza de la Constitución, donde firmaron autógrafos, recibieron abrazos y se fotografiaron junto a la cápsula que fue usada para evacuarlos desde la mina San José.

Esta fue la primera vez que los mineros se reúnen con el presidente Piñera y los ministros y otros funcionarios que se involucraron directamente con su situación desde su exitoso rescate, que se llevó a cabo los días 12 y 13 de octubre.

También se reencontraron con los profesionales que desde el derrumbe del 5 de agosto en la mina dirigieron y participaron en las labores que culminaron con su rescate, encabezados por André Sougarret, de la Corporación del Cobre (Codelco).

Asimismo, se encontraron con los seis socorristas que descendieron para apoyar su evacuación hasta el interior de la galería que fue su hogar forzado durante 70 días, los cuales también fueron homenajeados.

Tras llegar a La Moneda, acompañados por sus esposas, hijos y otros familiares, los 33 se reunieron poco más de media hora con el presidente Piñera en privado, para después recibir el homenaje en el Patio de Los Cañones de la sede gubernamental.

El mandatario, su esposa Cecilia Morel y los ministros del Interior, Rodrigo Hinzpeter; de Minería, Laurence Golborne, y de Salud, Jaime Mañalich, se alternaron para entregar a los mineros, en el orden en que fueron rescatados, la medalla "Bicentenario".

Como telón de fondo para la ceremonia se instaló una réplica a escala de la cápsula "Fénix 2" y una de las banderas que durante los 70 días en que duró el encierro estuvieron en un altar instalado en el Palacio, 32 de ellas chilenas y una boliviana, por el minero de ese país, Carlos Mamani.

A su entrada a La Moneda, a la que el extrovertido Mario Sepúlveda, llegó ataviado como un "huaso", el típico campesino chileno, los mineros y sus acompañantes manifestaron sus sentimientos de emoción y agradecimiento.

"Gracias a Chile y a todo el pueblo que oraron por nosotros. Estamos totalmente agradecidos de todos los que lucharon por nosotros. Fue algo que no nos imaginábamos, pero gracias a Dios estamos libres y la minería ha quedado en un lugar muy alto", dijo Luis Urzúa, el jefe de turno y líder del grupo.

Pedro Gallo, que confeccionó el sistema de comunicación para hablar con los mineros durante su encierro, manifestó su deseo de que la cápsula haga un recorrido por el país y vuelva a Copiapó, la ciudad más cercana a la mina San José, mientras el minero y ex futbolista Franklin Lobos destaco el "apoyo de la gente, no solo chilena, sino también extranjera".

"Siento una gran emoción de ver el trabajo que se consiguió. Que todo el país reconozca el trabajo mancomunado", dijo por su parte André Sougarret, el jefe técnico del rescate.

Sebastián Piñera, en su discurso, prometió un nuevo trato laboral: "Vamos a anunciar un nuevo trato en materia laboral (...) de nosotros depende decidir en qué país queremos vivir, desarrollar nuestras vidas y qué país queremos para nuestros hijos", dijo.

Afirmó también que el día en que salieron los 33 desde la mina San José, "fue un triunfo de la esperanza sobre la muerte".

"Ese día Chile expresó mejor que con un millón de palabras ese principio de que no vamos a dejar nunca más a ningún chileno atrapado", remarcó.

El mandatario rememoró los principales hitos del drama de 70 días hasta que el rescate, que calificó como "una verdadera proeza", y agradeció después a todos los que participaron en la tarea.

También agradeció a los familiares de los mineros, "que nos dieron un ejemplo" y bromeó señalando a las esposas de los trabajadores: "yo le decía a mi mujer que si ella me quisiera la mitad de lo que ustedes quieren a sus maridos yo me sentiría el hombre más feliz del mundo".

La jornada culminó en el Estadio Nacional de Santiago con un informal partido de fútbol entre los mineros y funcionarios del gobierno, incluido el presidente Piñera, de centro delantero. EFE