El político Yasuhiro Sonoda, del Partido Democrático de Japón, bebió un vaso de agua procedente de la central de Fukushima para probar su pureza.

Ante la presión de los periodistas durante una conferencia de prensa, el parlamentario nipón bebió agua extraída de la planta nuclear y descontaminada antes de ser consumida, informó BBC.

Yasuhiro Sonoda quiso probar con su acción que el agua tratada de Fukushima que no es perjudicial.