Luego de que el Estado Islámico anunció el secuestro de dos ciudadanos japoneses y pidió un rescate de 200 millones de dólares a cambio de no ejecutarlos, el gobierno nipón declaró estar en una lucha "contrareloj" por salvar la vida de sus ciudadanos.

En el vídeo difundido en foros utilizados habitualmente por los yihadistas del EI, los dos secuestrados, identificados como Haruna Yukawa y Kenji Goto, aparecen arrodillados y vestidos con el mono naranja que ya es frecuente en las cintas del grupo.

Sin embargo, en Twitter muchos japoneses decidieron burlarse del Estado Islámico con concursos de memes que involucran al califato.