Unos 140 muertos por violencia y accidentes en fin de año en Latinoamérica

Hechos de violencia, principalmente en Colombia y Honduras, y varios accidentes de tránsito dejaron 140 muertos en Latinoamérica durante el fin de año.

Hechos de violencia, que afectaron especialmente a Colombia y Honduras, y varios accidentes de tránsito dejaron un saldo de unos 140 muertos en Latinoamérica durante las celebraciones de fin de año.

Autoridades colombianas informaron que 54 personas murieron y 112 resultaron heridas en hechos violentos diversos ocurridos durante esas celebraciones en el país.

Cinco indígenas de la comunidad kankuamo murieron al explotar una granada en una discoteca del norte del país, un hecho que además causó heridas a otras 67 personas.

La explosión se presentó en un caserío conocido como Atánquez, en el departamento de Cesar, donde un hombre arrojó la granada cuando más de 150 indígenas kankuamos bailaban en una discoteca.

Fuentes de ese grupo indígena señalaron que por el momento no se ha determinado quién fue el autor del atentado, al rechazar las versiones preliminares del Ejército y la Policía que apuntan a que fue un miembro de la propia comunidad quien entró con una granada al lugar.

Las mismas fuentes recordaron que en 2003 y 2004 se adoptaron a instancias de la Organización de Estados Americanos (OEA) medidas cautelares y provisionales para su comunidad "a raíz de un proceso sistemático de exterminio" por parte de grupos paramilitares.

En la población colombiana de Pereira, una niña murió y ocho de sus familiares resultaron heridos en la madrugada de hoy por la explosión de otra granada que unos desconocidos arrojaron contra una vivienda.

Después de Colombia, Honduras fue el país donde más muertes hubo en fin de año, con unas 30 personas fallecidas en supuestos homicidios y más de 40 lesionados, indicó la Policía, que aclaró que la cifra no incluye a las víctimas de accidentes de tránsito.

En Guatemala, 11 personas murieron y otras 19 resultaron heridas, según los socorristas.

Entre los hechos violentos ocurridos en este país destacan las cuatro personas que murieron a tiros en el departamento de Guatemala y tres jóvenes que fueron asesinados a balazos en la ciudad noroccidental de Sololá.

El 2008, según las estadísticas oficiales, ha sido el más violento en Guatemala con 6.200 asesinatos, 518 más que en 2007.

Las autoridades mexicanas dieron cuenta de al menos nueve muertos en circunstancias violentas, dos en la capital del país, dos en Sonora, tres más en Ciudad Juárez y otras dos en Acapulco, en el sureño estado de Guerrero.

Las autoridades de El Salvador reportaron la muerte de al menos dos personas y 37 heridos en 49 accidentes de tránsito, que fueron la principal causa de las emergencias de fin de año.

Según la Cruz Roja de Costa Rica, solo cuatro personas murieron de forma violenta en la noche del 31 de diciembre, mientras que en Panamá cuatro personas fallecieron en accidentes de tráfico y el mismo número pereció por impactos de armas de fuego, informaron fuentes oficiales.

También se registraron accidentes de tránsito en la República Dominicana, con un saldo de al menos seis muertos.

En Brasil, las autoridades informaron que tres personas resultaron heridas de bala en la multitudinaria fiesta de Nochevieja que tuvo lugar en la playa carioca de Copacabana y que congregó a cerca de dos millones de personas.

Los disparos supuestamente fueron realizados por las bandas de narcotraficantes que dominan las favelas vecinas a Copacabana, que al parecer acompañaron la quema de fuegos artificiales con ráfagas de tiros al aire.

En otros países de Suramérica como Chile y Argentina los accidentes de tránsito también ocasionaron varios fallecidos.

Según la Policía, diez personas murieron en accidentes de tránsito y otros incidentes ocurridos en Chile durante las primeras horas de 2009, un 15% más que en igual fecha del año pasado.

En Buenos Aires, la capital argentina, las autoridades indicaron que 291 personas sufrieron heridas durante los festejos, cifra "un poco menor" a la de años anteriores.

Los heridos se presentaron en accidentes con fuegos pirotécnicos, agresiones con cuchillos, peleas familiares, arrollados por automóviles y casos de intoxicaciones.

Hubo además durante las fiestas de fin de año tres suicidios, uno de ellos en la República Dominicana, donde un inmigrante haitiano se quitó la vida porque estaba deprimido al considerarse feo, según sus familiares y vecinos.

En Chile y Perú, respectivamente, dos personas se suicidaron usando dinamita. EFE