Usan uniforme ceñido y zapatos de tacón negros. Las mujeres que dirigen el tráfico en Pyongyang, la capital del Corea del Norte, deben cumplir varios requisitos para conservar su empleo.

Las “oficiales de seguridad vial” son elegidas en base a su físico. Deben de jubilarse forzosamente a los 26 años y renunciar si se casan. Solo son 300 y para las autoridades son la imagen de la capital. "Normalmente en nuestro país las mujeres se casan a los 26 o 27 años", explicó un funcionario de Seguridad Pública a AFP. El límite de edad para los oficiales de tránsito hombres no existe.

Iluminadas por Kim Jong-un. "Lo que me permitió aguantar y avanzar fue pensar en nuestro líder (Kim Jong-un), cuyo único objetivo es todo el año la felicidad de nuestro pueblo, vernos trabajar", dijo una oficial a la agencia francesa sobre el duro entrenamiento que pasan.

Sepa más: