Ninguna persona bajará del crucero hasta que se hayan llevado a cabo todas las pruebas necesarias. | Fuente: EFE

Unas 3.600 personas fueron retenidas en un crucero en el puerto de Hong Kong para ser sometidas a pruebas médicas después de que tres pasajeros chinos que habían viajado anteriormente en esa embarcación fueran confirmados como portadores del coronavirus de Wuhan.

Un equipo de funcionarios sanitarios hongkoneses embarcó en el World Dream para llevar a cabo inspecciones médicas a 1.800 pasajeros y 1.800 tripulantes poco después de que el buque atracase en la terminal de Kai Tak, en Kowloon, a la que llegó tras ser rechazado por las autoridades taiwanesas.

El regreso del crucero a la ciudad semiautónoma china avivó las preocupaciones entre los hongkoneses, después de que ayer se registrase en ella la primera muerte relacionada con el coronavirus.

Sin embargo, las autoridades han prometido que ninguna persona bajará del World Dream hasta que se hayan llevado a cabo todas las pruebas necesarias.

Entre el 19 y el 24 de enero, ese barco llevó a unas 4.500 personas en un crucero del que participaron tres turistas chinos a los que posteriormente se les detectó el coronavirus, cuyo nombre provisional es 2019-nCoV y que hasta ahora ha dejado 490 muertos y más de 24.000 infectados en China. (EFE)


¿Qué opinas?