Donald Trump durante su conferencia de este viernes, en la que no respondió preguntas de la prensa.
Donald Trump durante su conferencia de este viernes, en la que no respondió preguntas de la prensa. | Fuente: EFE

Donald Trump tuiteó este sábado que para él no merece más la pena perder el tiempo en sus ruedas de prensa diarias sobre el nuevo coronavirus, dos días después de causar revuelo al sugerir que los pacientes podrían recibir inyecciones de desinfectantes para matar el patógeno. El presidente de Estados Unidos pareció confirmar así noticias que señalaron que estaba planteándose suspender esas ruedas de prensa dirías, que han llegado a durar dos horas, por su frustración ante las preguntas sobre su gestión de la pandemia.

"Cuál es el sentido de hacer ruedas de prensa en la Casa Blanca cuando los medios 'lamestream' -un juego de palabras entre mainstream (dominantes) y lame (poco convincentes)- no hacen nada más que preguntas hostiles y luego se niegan a informar sobre la verdad y los hechos con exactitud", escribió el mandatario en Twitter. "Consiguen audiencias récords y los estadounidenses no obtienen nada más que noticias falsas. ¡No merece la pena que gaste tiempo ni energía en ello!", añadió.

Una sugerencia insólita

El jueves, Donald Trump sorprendió a todos cuando sugirió que los médicos podrían tratar a los enfermos de COVID-19 introduciendo rayos ultravioleta en su cuerpo o con inyecciones de desinfectantes industriales.  "Y también vemos que el desinfectante, lo mata (al virus) en un minuto. Un minuto. Si hubiera una forma que pudiéramos hacer eso, por ejemplo con una inyección dentro, como una limpieza", planteó durante la rueda de prensa diaria sobre el nuevo coronavirus.

Tras recibir numerosas críticas de expertos y de fabricantes de desinfectantes, el presidente afirmó el viernes que dijo esas palabras "sarcásticamente". Sin embargo, ese día acortó la rueda de prensa a apenas 19 minutos y no aceptó preguntas de la prensa.  Y este sábado, tras 50 ruedas de prensa en dos meses, la Casa Blanca no celebró ninguna.

Donald Trump ha utilizado esas apariciones diarias para defender las políticas de su gobierno en televisión, eludir las críticas y atacar a adversarios como el Partido Demócrata, los medios estadounidenses o China.  Pero, tras la muerte de más de 54 mil estadounidenses por el coronavirus, las ruedas de prensa no han mejorado su popularidad entre los votantes en este año electoral, según las encuestas. Un sondeo de AP-NORC publicado el jueves mostró que la mayoría de los estadounidenses no creen en su presidente a la hora de afrontar la crisis sanitaria.