Al Sharpton y Elijah Cummings (izquierda y derecha, respectivamente) han sido las víctimas más recientes de los ataques de Donald Trump (centro), los que se suman a los dirigidos a mujeres de minorías étnicas en el último mes. | Fuente: Composición RPP (EFE/AFP/AFP)

Donald Trump ha desatado un bombardeo corrosivo en las últimas semanas contra algunos de sus más feroces adversarios, la mayoría integrantes de minorías. Los afectados lo han acusado de tratar de sembrar la discordia en Estados Unidos mientras aviva a su base -formada mayoritariamente por hombres blancos conservadores- de cara a las elecciones de 2020. El presidente tiene la reputación de devolver el golpe con fuerza, y luego replegarse. Aquí una mirada a las personalidades recientemente alcanzadas por los dardos del presidente.

1. El "racista" Elijah Cummings

El último fin de semana, Donald Trump lanzó un recio ataque contra Elijah Cummings, un respetado veterano de la política de Estados Unidos con 23 años en el Congreso. El legislador, que es afroamericano, es un crítico de alto perfil del gobierno en el Congreso, donde preside el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, que está realizando investigaciones sobre el presidente republicano y su administración. Nació y creció en Baltimore, y representa a la ciudad de Maryland, a solo 72 km al noreste de la Casa Blanca.

El domingo, en un lenguaje que los demócratas calificaron inmediatamente como racista, Donald Trump dijo que el distrito de Cummings es un "desorden infestado de ratas y roedores", donde "ningún ser humano querría vivir". Además lo calificó de "racista" y dijo que "¡su 'supervisión' radical es una broma!". Cummings, de 68 años, le respondió el domingo con otro mensaje en Twitter: "Señor presidente, voy a casa a mi distrito todos los días. Cada mañana, me levanto, y voy y lucho por mis vecinos".

2. Al Sharpton, activista afroamericano

El abierto y polémico reverendo Al Sharpton (64) ha sido un referente en la comunidad afroamericana durante 30 años. Pasó ser un apasionado partidario de las causas afroamericanas en Nueva York a un influyente activista de los derechos civiles. Cuando anunció el lunes que visitaría Baltimore para defender a esta ciudad de mayoría afroamericana, la misma que fue catalogada por Donald Trump como "infestada de ratas y roedores" como parte de sus ataques a Elijah Cummings, el presidente atacó.

"Al es un estafador, un agitador", señaló Donald Trump, quien conoce al activista desde hace décadas. Así echó más leña al fuego en su cuenta de Twitter: "¡Odia a los blancos y  los policías!" Sharpton se hizo un nombre como una voz de los descontentos, a menudo marchando en apoyo de las víctimas de la brutalidad policial y fue encarcelado por su activismo. A medida que su relevancia personal creció, fue acusado de mal uso de fondos, se topó con problemas de impuestos y enfrentó a acusaciones de avivar las divisiones raciales. Aunque moderó su enfoque en los últimos años, el lunes respondió al presidente diciendo que "tiene un veneno particular hacia los negros".

3. El escuadrón bajo ataque

Las tormentas de tuits cargadas de tinte racista por parte de Donald Trump comenzaron a mediados de mes con su sorprendente llamamiento a que cuatro congresistas provenientes de minorías étnicas, todas ciudadanas estadounidenses, "regresen" a sus países si no les gusta como marcha Estados Unidos. Los mensajes degradantes del presidente, en los que atacó a las legisladoras como "un grupo de comunistas" que "odian" Israel y a su país, estaban dirigidos al cuarteto llamado "Squad" ("Escuadrón" en español)

Estas legisladoras progresistas demócratas en ascenso, que ejercen su primer mandato, son Ilhan Omar y Rashida Tlaib, las dos primeras mujeres musulmanas en el Congreso, junto con Alexandria Ocasio-Cortez (de origen puertorriqueño) y Ayanna Pressley (de raza negra). Donald Trump ha tenido un problema particular con Omar, una refugiada somalí que se encontró en problemas este año cuando sugirió que el dinero de lobbies es la razón por la que tantos políticos estadounidenses apoyan a Israel.

Alexandria Ocasio-Cortez, en tanto, es seguidora de una línea más populista que introdujo la iniciativa del Green New Deal -tratado que establece medidas drásticas para reducir las emisiones de carbono-, y que Donald Trump calificó como un asalto socialista a la economía estadounidense. Rashida Tlaib llamó la atención por el fuerte lenguaje que empleó al manifestar su deseo de que Trump sea destituido, mientras que Pressley lo hizo al decir que el Partido Demócrata no necesita "más caras negras que no quieran ser voces negras". AFP

Rashida Tlaib, Ilhan Omar, Alexandria Ocasio-Cortez y Ayanna Pressley (de izquierda a derecha), las congresistas atacadas por Donald Trump. | Fuente: EFE | Fotógrafo: JIM LO SCALZO


¿Qué opinas?