El presidente de EE.UU., Donald Trump, se enrocó en su exigencia de obtener 5.000 millones de dólares para construir el muro en la frontera con México y aseguró que paralizará su propia Administración si no lo consigue, en una tensa reunión con los líderes de la oposición demócrata en el Congreso.

Diez días antes de que expiren los fondos que mantienen activas buena parte de las agencias federales de EE.UU., Trump exigió que cualquier medida que apruebe el Congreso contenga una partida presupuestaria para su polémico proyecto de muro, que lleva dos años tratando de financiar sin éxito.

"Si no consigo lo que quiero, cerraré el Gobierno. Estoy orgulloso de cerrar el Gobierno debido a la seguridad fronteriza", aseguró Trump durante una reunión en el Despacho Oval con los líderes demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el Senado, Chuck Schumer.

Lo que debía ser una delicada negociación a puerta cerrada se convirtió en un espectáculo televisado, después de que la Casa Blanca invitara a la prensa a presenciar el comienzo del encuentro.

El tenso encuentro

Cuando el debate comenzó a agitarse, los líderes demócratas instaron a Trump a hablar en privado porque la conversación se les estaba "yendo de las manos", en palabras de Pelosi. Sin embargo, el mandatario mantuvo a los periodistas durante 17 minutos en la sala, hasta que emitió su amenaza de paralizar la Administración.

"Necesitamos el muro. Esto es una emergencia nacional", subrayó Donald Trump, al advertir de la presunta entrada al país de narcotraficantes, "terroristas" y "gente con tremendas dificultades y problemas médicos", que "en muchos casos son contagiosos".

Schumer y Pelosi acudieron a la reunión con la oferta de incluir 1.300 millones de dólares para la seguridad fronteriza en el presupuesto que debe aprobarse antes del 21 de diciembre, pero insistieron en su rechazo a la construcción del muro.

Trump solo ha conseguido hasta ahora que el Congreso apruebe 1.600 millones para algunos proyectos en la frontera, como la reforma de vallas ya existentes y la inversión en tecnología.

Pero hasta ahora no ha logrado ningún fondo para la construcción del muro nuevo que prometió en su campaña electoral. Esa perspectiva se perfila aún más difícil a partir de enero, cuando los demócratas tomarán el control de la Cámara de Representantes. (EFE)

¿Qué opinas?