James Stern (derecha) se infiltró en el grupo neonazi Movimiento Socialista Nacional. | Fuente: Composición

El Movimiento Socialista Nacional (NSM, en inglés), uno de los principales grupos neonazis de Estados Unidos y que la semana pasada acaparó titulares por haber cedido su presidencia tras sufrir "engaños" a un activista afroamericano, aseguró que el susodicho ya no está vinculado a ellos. "El señor James Hart Stern NO está afiliado al Movimiento Socialista Nacional de ninguna manera y tampoco representa al NSM, ni sus intereses", señaló esta semana en un comunicado el expresidente de la organización Jeff Schoep.

En el comunicado emitido este miércoles se insiste en que el reverendo Stern se valió de "engaños" para arrogarse el liderazgo del grupo, lo que le permitió emitir una confesión de culpabilidad en nombre del NSM en el proceso judicial al que se enfrenta la organización por los altercados ocurridos en Charlottesville el 12 de agosto de 2017. El NSM considera, por tanto, que las acciones llevadas a cabo por el activista, que se había ofrecido a ayudarles a limpiar su imagen de cara al juicio, son "fraudulentas" y suponen "un potencial delito".

Infiltrado entre neonazis

"Los quince minutos de fama del señor Stern se han acabado. James Stern no tiene ningún control o representación legal sobre el NSM", recalca el grupo. En el comunicado, Schoep aseguró, además, que "ni una sola persona" del movimiento participó en los incidentes que desembocaron en la muerte de la joven Heather Heyer, atropellada por un supremacista blanco, James Fields, en agosto de 2017.

Además, el "excomandante" del grupo sostuvo que fue él mismo quien sufrió una agresión por parte "de los antifa" -en referencia a los grupos que plantaron cara a la concentración organizada por los supremacistas- y que solo actuó "en defensa propia". El pasado viernes salió a la luz la maniobra del reverendo Stern, quien, según reconoció él mismo, se hizo con el liderazgo del NSM con el único propósito de desmantelar el grupo.

EFE

¿Qué opinas?