El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó de "salvajes asesinos" a todos aquellos que atentan contra el país. Durante la ceremonia para conmemorar el decimosexto aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001, el mandatario dijo que las tropas norteamericanas están "persiguiendo y destruyendo sin descanso" a todos los que los amenazan.

"Estados Unidos no puede ser amenazado y aquellos que lo intenten se unirán a una larga lista de enemigos derrotados que se atrevieron a poner a prueba nuestro temple", dijo Trump durante la ceremonia que tuvo lugar en el Pentágono, uno de los cuatro escenarios de los ataques de 2001, en los que fallecieron 2.977 personas.

El secretario de Defensa, James Mattis, contó que el país "aún sigue luchando" algunas de las batallas devenidas de la llamada Guerra contra el Terror. "Nuestro ejemplo de liderazgo motiva a otras naciones para permanecer unidos frente a esta amenaza contra toda la humanidad, perpetrada por maníacos disfrazados de creyentes religiosos", declaró.