Transfusión de sangre
Un video muestra a uno de los deportistas practicando dopaje por medio de una transfusión de su propia sangre. El hecho es investigado. | Fuente: AFP / Referencial

El pasado 28 de febrero, un grupo de atletas fue detenido durante un operativo antidopaje en el marco del mundial de esquí celebrado en Seefeld (Austria) luego que practicaran esta acción ilegal en los deportes. Este operativo fue registrado por un agente y en él se aprecia a uno de ellos, el esquiador Max Hauke practicando un dopaje por medio de la transfusión de su propia sangre, según información de la agencia APA.

En las imágenes se puede ver al joven quien observa a la cámara y avergonzado mantiene su silencio mientras es observado por los propios agentes que ingresaron a la habitación donde se encontraban.

Según las autoridades, el método de dopaje practicado consiste en que el deportista se extrae sangre y la congela luego de practicar un entrenamiento arduo unos días antes de realizar la competición, para proceder a inyectársela. Este procedimiento lo realizaba el atleta para obtener una elevada capacidad cardiaca y respiratoria para el desarrollo del deporte y así "lucrarse así mediante ingresos ilegales".

Todos los involucrados, dos esquiadores austríacos, uno kazajo y dos estonios procedieron a ser interrogados por la Fiscalía, pero debido a que no había necesidad de mantenerlos en prisión preventiva, fueron puestos en libertad, más si podrían ser acusados de fraude, con lo que podrían pasar tres años en prisión.

A ello se suma que a los deportistas se les abriría un expediente disciplinario, por lo que podrían afrontar cuatro años de prohibición deportiva oficial, según la agencia antidopaje de Austria.

Pese a esta situación, la fiscalía informó que algunos de los deportistas brindaron importante información respecto a este caso en que también estaría involucrado un médico creen se trataría del cabecilla de este grupo, quien es jefe médico en un equipo ciclista con un antecedente.

Por otro lado, si bien este operativo fue legal, el video se filtró en los medios, por lo que el agente policial que realizó el registro fue suspendido, incluso, según medios locales, puede enfrentarse a un procedimiento disciplinario y penal.