Foto--
El Monumento a las Víctimas Judías del Holocausto se ubica en Berlín y cubre 19 mil metros cuadrados de área. | Fuente: Flickr Holocaust Memorial

Este viernes es el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. Hace 72 años, en 1945, un grupo de militares soviéticos ingresó a los campos de concentración de Auschwitz, en Polonia, para liberar a más de siete mil prisioneros judíos.

Estas víctimas habían sido deportadas de diferentes países europeos por el régimen nazi de Alemania para su tortura y exterminio. Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno alemán, liderado entonces por Adolf Hitler, mató a un promedio de 11 a 12 millones de personas. De ellas, seis millones eran judías.

Homenajes continuos. En la actualidad, apenas unas 250 mil de 82 millones de personas en Alemania se identifican con el judaísmo. Sin embargo, el Gobierno, las instituciones y el sistema educativo alemán inculcan el respeto por este grupo. También se rinden homenajes oficiales, sobre todo durante el Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto.

El más grande monumento en memoria de los judíos europeos que murieron por el nazismo fue inaugurado el 2005 en Berlín. Las estructuras de concreto verticales, un diseño del arquitecto Peter Eisenman, se extienden por 19 mil metros cuadrados. El objetivo de esta obra, que asemeja un laberinto, es generar confusión e incomodidad a sus visitantes. También busca simbolizar que el supuesto orden de las cosas no siempre obedece a razones lógicas.  

Se castiga el negacionismo. Rechazar públicamente la existencia del Holocausto o de un sistema deliberado para producirlo es un delito en Alemania. El tercer párrafo del artículo 130 del Código Penal alemán califica el negacionismo de este hecho histórico como incitación al odio. Esto puede ser castigado hasta con cinco años de prisión efectiva.

Foto---
El régimen nazi asesinó a cerca de 12 millones de personas. Al menos seis millones eran de origen judío. Más de un millón de estas últimas víctimas fueron niños. | Fuente: Ushmm.com

Aún hay nazis. En el país, el nazismo todavía es visible a través del partido Nacional Democrático de Alemania (NPD), que existe desde 1964 y que hoy preside Frank Franz. Pero esta agrupación política neonazi tiene poca acogida y nunca ha logrado ocupar un solo puesto en el Parlamento Federal. Apenas una decena de veces desde su creación, el NPD ha superado el 5% de votos para cargos en parlamentos estatales.

En varias ocasiones, autoridades alemanas han tratado de que este grupo sea declarado ilegal. El intento más reciente se produjo el 2016. Sin embargo, la Corte Federal Constitucional no avaló el recurso. Los jueces sostuvieron que el NPD tiene tan poca representatividad en el país que prohibirlo no generaría ningún cambio.

Foto3
El partido Nacionaldemócrata de Alemania (NPD) es una agrupación política registrada que promueve la ideología neonazi. No tiene popularidad y nunca ha ocupado lugares en el Parlamento Federal alemán. | Fuente: AP

Entre el 2000 y el 2007, el grupo terrorista neonazi Nacional Socialista Underground (NSU) mató al menos a diez personas. Ocho eran turcas, una era de origen griego y una era una oficial de la policía alemana.

Al igual que el NPD, el extinto NSU compartía la idea de 'reivindicación' aria. Pero su plan se enfocaba en 'purificar' Alemania mediante el asesinato de inmigrantes. El 2011, una de sus integrantes, Beate Zschäpe, se entregó a la policía. Sus otros dos líderes, Uwe Mundlos y Uwe Böhnhardt, fueron hallados muertos días antes.

Foto-
El grupo terrorista Nacional Socialista Underground (NSU) era conformado por neonazis. Entre los años 2000 y 2007, sus integrantes mataron a 9 inmigrantes y una oficial de la policía alemana. | Fuente: DW

Siguen los viejos prejuicios. En su libro Duermo en la habitación de Hitler (2011), que también lleva el nombre alternativo de Solo entre alemanes, el escritor israelí Tuvia Tenenbom cuenta la percepción actual que los alemanes tienen sobre los judíos.

En sus páginas detalla diversas expresiones de antisemitismo solapado. Ideas como "los judíos siempre son histéricos", "son los responsables de la crisis financiera", "acaparan los mercados y los medios de comunicación" son recurrentes entre algunos alemanes. No obstante, la penalización de los discursos de odio obliga al uso de expresiones mesuradas. 

Un poco de Historia.  En 1932, el partido Nacionalsocialista Obrero Alemán , que se conoce comúnmente como partido nazi, obtuvo poder parlamentario en Alemania por elección democrática. Al año siguiente, su líder, Adolf Hitler, fue nombrado canciller por el presidente de ese momento, Paul von Hindenburg. 

Sin embargo, Hitler aprovechó la muerte de Von Hindenburg en 1934 para modificar el sistema político del país. Para ese año, eliminó el cargo de mandatario y se autonombró Führer de Alemania y líder del Tercer Reich. Su ascenso originó la Segunda Guerra Mundial.

Siendo la máxima autoridad del país, Hitler impuso políticas de segregación racial, exterminio de minorías y la ocupación de otros territorios europeos como Polonia, Francia, Bélgica, Dinamarca, Rumanía, Bulgaria, Noruega, Grecia y Finlandia, entre otros. Este imperio fue derrotado en 1945, principalmente, por las fuerzas militares rusas y estadounidenses.

Los líderes nazis detenidos fueron procesados posteriormente en los Juicios de Núremberg. A algunos nunca se les enjuició, pues se suicidaron antes de su captura. Entre ellos, el propio Hitler. 

El Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto fue fijado el 2005 por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolución 60/7. El documento ordena a los estados miembros de la ONU incluir en su enseñanza el impacto del Holocausto con el fin de generar consciencia colectiva y prevenir la discriminación.

Foto4
Adolf Hitler era austriaco de nacimiento. Se hizo del poder de Alemania mediante elecciones democráticas. En 1933 ocupó el cargo de canciller. Para 1934, ya tenía el control completo del país. | Fuente: SobreHistoria.com
Sepa más: