El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ante el Parlamento británico.
El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ante el Parlamento británico. | Fuente: PRU (vía AFP)

El primer ministro del Reino Unido, el conservador Boris Johnson, defendió este lunes en el Parlamento su "cautelosa" hoja de ruta para desescalar las medidas contra la COVID-19, entre críticas por parte de la oposición laborista por falta de "claridad" en sus planes. “En este momento, no podemos ir más allá de anunciar la primera modificación cautelosa de nuestras medidas", afirmó el jefe de Gobierno poco después de conocerse que el Reino Unido ha superado 32.000 muertes por el coronavirus desde que comenzó la pandemia.

Boris Johnson defendió ante los diputados que sectores como construcción y manufactura comenzarán a retomar la actividad esta semana en Inglaterra, si bien Escocia, Gales e Irlanda del Norte han avanzado que su calendario divergirá del que ha marcado el Ejecutivo central. "El escenario es diverso en las regiones y naciones del Reino Unido, por lo que algunas partes del país quizás necesiten estar más tiempo en confinamiento", afirmó. "Cualquier divergencia debería ser solo a corto plazo. Como primer ministro del Reino Unido, no tengo dudas de que debemos vencer juntos esta amenaza y afrontar el reto de la recuperación", agregó.

“Considerable confusión”

La hoja de ruta de Boris Johnson, quien llegó a estar internado cuando contrajo el coronavirus, prevé que no se evalúe hasta junio si se retoman algunos cursos de las escuelas primarias, y pospone hasta al menos julio el regreso a la actividad de peluquerías, restaurantes y otros establecimientos.  El jefe de la oposición, el laborista Keir Starmer, criticó que la estrategia de Johnson ha creado "considerable confusión".

El Gobierno avanzó el domingo por la tarde que los empleados de sectores que no pueden trabajar desde casa retomarían su actividad este unes, para luego retrasar esa medida hasta el miércoles, lamentó Starmer. También consideró confusa la directriz de regresar al trabajo pero evitar en lo posible el transporte público, así como que el Ejecutivo no haya publicado todavía guías para que las empresas y los operadores de transporte mantengan seguros a su empleados y usuarios. EFE