Más de 40.000 refugiados están atrapados en Grecia

Esto debido al cierre de la denominada ruta balcánica por parte del Consejo Europeo, un acuerdo que deja en el aire qué ocurrirá con los refugiados que no son sirios.
Se teme que la cifra de refugiados atrapados aumente en los próximos días. | Fuente: EFE

Alrededor de 40.000 de personas están desde hoy atrapadas en Grecia, una cifra que posiblemente aumentará en los próximos días después de que el Consejo Europeo haya sellado el cierre de la denominada ruta balcánica en un acuerdo que deja en el aire qué ocurrirá con los refugiados que no son sirios.

Un portavoz policial confirmó a Efe que en las últimas 24 horas ni una sola persona cruzó la frontera hacia la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM).

Los 13.000 refugiados del campamento instalado en el paso fronterizo de Idomeni tuvieron que pasar la noche en medio de una lluvia torrencial que inundó el campamento.

"Durante dos, tres horas la situación fue muy difícil", dijo a Efe el portavoz de ACNUR a Idomeni Babar Baloch.

Al no haber tiendas de campaña para todos, miles de personas tuvieron que pasar la noche expuestos a la lluvia.

"La gente está cansada y desesperada, pero tampoco tiene otra opción más que la de esperar", señaló a Efe Jan Vandlam responsable de Médicos sin Fronteras en Idomeni.

Ya no hay espacio para recibir a tantos refugiados. | Fuente: EFE

Crisis de refugiados

En el otro extremo del país, en el puerto ateniense del Pireo, la situación no es mucho mejor, pues a falta de espacio en los centros de acogida de la ciudad, las cuatro terminales y sus exteriores se han convertido en un gran campamento de acogida provisional.

Aunque el Gobierno va trasladando a diario a mucha gente a los centros de acogida ordinarios, el número de personas que hay constantemente en el puerto no baja de las 2.000 a 3.000.

Al puerto se han desplazado también las principales ONG y organizaciones internacionales activas en el país, como Médicos del Mundo o la Sonrisa del Niño, ACNUR o Cruz Roja.

A ello se suman multitud de voluntarios llegados desde distintos puntos de Europa, como Carmina Verdú, una española de Elche que decidió tomarse unos días que le quedaban libres para ofrecerse como voluntaria.

EFE

¿Qué opinas?