No puede manejar y le cobran 4 mil dólares por un par de zapatos: La historia del hombre más grande de Europa

Brahim Takioullah mide 2,46 metros de altura y es considerado como el hombre más alto de Europa y el segundo del mundo. Su principal reto está en adaptarse continuamente a un mundo que no está hecho a su medida.

Periodistas entrevistan a Takioullah.
Periodistas entrevistan a Takioullah. | Fuente: AFP

Su enorme tamaño, reconocido por el libro Guinness de los récords, le ha valido a Brahim Takioullah (37) ser invitado a los cuatro rincones del mundo. Y cuando camina por las calles de Francia, genera expectativa. "Me preguntan a menudo si soy el hombre más alto del mundo" dice a la AFP, riéndose.

Sin embargo, no todo es de color rosa en la vida de Brahim, quien mide 2.46 metros. Vestirse o calzarse es toda una hazaña para este hombre que calza un 58, el mayor del mundo. "¡Ya me han pedido 3.500 euros por un par de zapatos!" lamenta.

Brahim es demasiado grande para tomar el metro. Hace tres años aprobó el examen teórico para conducir pero al no haber coches de autoescuela adaptados a sus medidas no ha podido pasar su permiso de conducir.

Historia de crecimiento 

Cuando cumplió los 12 años, Brahim empezó a crecer de forma desmesurada pasados los 12 años. Vivía entonces en Marruecos, donde nació. "Me preguntaba cuando iba a dejar de crecer", asegura.

Sin embargo, no todo es color de rosa. Su imparable crecimiento le ha provocado un tumor benigno que segrega un exceso de hormonas de crecimiento. Desde hace dos años vive en Francia y trabaja en un parque de atracciones de los alrededores de París. 

El vive en un apartamento con un techo de tres metros de altura, una cama de 2,80 metros y una bañera de 2,50 metros. Con su grupo 'Les chiens de Navarre' (Los perros de Navarra) actúa en varios teatros de Francia, encarnando al general De Gaulle, que era muy alto (1,96 m). Al mismo tiempo, trabaja con un mago, Etienne Saglio.

Brahim también se ha interesado por el cine, y ha obtenido algunos roles secundarios en películas como la francesa "Chocolat", junto al actor Omar Sy o "Alad'2", con otro conocido actor francés, Kev Adams.

Para organizar su cargada agenda, Brahim puede contar con el apoyo desinteresado del agente Benjamin Cian-Grangé, un "apasionado por el gigantismo", que ha creado una agencia especializada para "dar visibilidad a seres humanos fuera de lo común".

AFP