El caso ha causado conmoción en la policía británica. | Fuente: EFE

Las apariencias engañan, y eso ha quedado demostrado luego que se conociera la historia del detective inspector, Simon Hurwood, quien pese a ser un respetado policía en la localidad de Cleveland, lleva un oscuro secreto.

De acuerdo a información del diario DailyMail del Reino Unido, el hombre, padre de cuatro hijos (dos compromisos) y considerado un ejemplo para ellos, era visto por sus vecinos como un cercano modelo y que les brindaba apoyo en todo lo que se les producía.

Hurwood también era considerado como un ejemplo de policía. Desde su ingreso en 1991, había ascendido cada escala llevando consigo premios y reconocimientos. En el 2003, ascendió a sargento especializado en descubrir crímenes sexuales. Pese a todo esto, Simon Hurwood se convirtió en lo que en algún momento juró enfrentar, y quizás algo peor.

Denuncias

De los años que estuvo en el equipo de la policía, Simon fue durante 14 años un hombre que abusaba de sus propias compañeras de trabajo. Fueron en total 21 colegas mujeres quienes declaración al tribunal de disciplina haber sido acosadas y hasta violentadas por el policía.

Algunas de ellas, señalaron que Hurwood les mandaban correos y mensajes de textos en que les preguntaba sobre sus prendas íntimas e incluso describía los futuros encuentros sexuales. Algunas que tuvieron que ceder a esto indican que esto se producía, muchas veces en su auto e incluso en su propia oficina.

El caso

Los actos que realizaba el intachable inspector fueron descubiertos por un colega suyo en enero pasado, quien inició las investigaciones, y si bien Simon fue arrestado y suspendido, el caso no avanzó por falta de pruebas. Según indicó el mal detective, tenía problemas mentales y por eso sus mensajes habían sido mal interpretados.

Ya conocido lo ocurrido y sin modos de defenderse, Hurwood renunció a su puesto y a la policía en setiembre pasado. Sólo esta semana se lo halló culpable de 15 de las 21 denuncias que afronta. "Simon Hurwood se embarcó en una búsqueda de mujeres sin trabas en la oficina. Su conducta estaba fuera de control. Consideró que su papel y sus contactos en la fuerza lo protegerían de las consecuencias de sus acciones", dijo el director del tribunal de disciplina de la institución, Simon Mallett.

¿Qué opinas?