La corresponsal Teresa Bo fue agredida cuando cubría una manifestación en La Paz. | Fuente: YouTube

Teresa Bo, corresponsal argentina del medio Al Jazeera, se encontraba realizando la cobertura de un enfrentamiento entre manifestantes y las fuerzas de seguridad cuando un efectivo de la Policía boliviana le arrojó gas lacrimógeno en los ojos.

Este momento fue capturado en video y compartido por la periodista en sus redes sociales, junto a un mensaje de crítica a las autoridades de dicho país. "Solo estábamos en la calle reportando lo que pasaba y la policía boliviana responde así”, escribió.

A pesar del dolor que le produjo la agresión, la corresponsal intentó continuar con su cobertura. “La policía me acaba de tirar gas lacrimógeno a propósito. Esto es lo que está sucediendo en el medio de una plaza donde la gente ha estado protestando pacíficamente. Es extremadamente difícil hablar, lo siento mucho”, explicó a la cámara.

A pesar de lo sucedido, la periodista continuó dando información sobre los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad. “Ha habido choques con quienes están defendiendo a Evo Morales. La gente está muy enojada con la policía. Interpretan que están apoyando lo que ven como un golpe de Estado en contra del gobierno de Evo Morales. Muchos nos han dicho que preferirían un gobierno militar, comparado a lo que está sucediendo en Bolivia ahora, con la policía y el ejército en las calles”, agregó. Asimismo, la periodista se pronunció a través de Twitter para agradecer el apoyo brindado por sus colegas. 

"Gracias a todos los que nos apoyan en esto. Solo intentamos hacer nuestro trabajo. No me gusta ser la historia porque creo que lo que realmente importa es lo que le pasa a la gente en Bolivia. Pero espero que esto sirva para que se respete nuestro derecho a trabajar", escribió. 

Esta agresión, no obstante no es un hecho aislado: este viernes, un grupo de periodistas argentinos del canal Todo Noticias llegó a la Paz para informar sobre las protestas —que solo el viernes dejaron un saldo de cinco muertos—, cuando algunos manifestantes los amenazaron con prenderles fuego.

Minutos después, los manifestantes persiguieron y arrojaron piedras a los periodistas que se dirigían al hotel. Una vez refugiados en el recinto, solicitaron ayuda a las autoridades argentinas, y se les pudo brindar asilo en la embajada argentina en La Paz.

Estos acontecimientos se producen luego de que la ministra de comunicación boliviana, Roxana Lizárraga, acusara a los periodistas locales y extranjeros de ser “sediciosos” con la información que publican. “Aquellos periodistas que estén haciendo sedición deberán responder ante la ley”, declaró.

¿Qué opinas?