El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se sometió este lunes a un test por sospechas de coronavirus.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se sometió este lunes a un test por sospechas de coronavirus. | Fuente: AFP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de 65 años y uno de los más escépticos del mundo sobre la gravedad del coronavirus, informó este martes que dio positivo por COVID-19 y comenzó a ser tratado con hidroxicloroquina.

"Comenzó el domingo con una breve indisposición", dijo el propio mandatario a periodistas en su residencia oficial, quien aseguró que se siente "perfectamente bien". 

Durante los últimos meses, Bolsonaro ha desafiado casi a diario al virus, al que llegó a calificar de "gripecita", circulando por las calles en plena cuarentena, al asistir a actos públicos sin la máscara preceptiva, abrazando y besando a partidarios sin cuidado alguno y con un desdeño constante frente a la enfermedad. 

Sin embargo este último lunes se sometió a una segunda prueba. Según informó la prensa del mandatario, este presentaba un "buen estado de salud" y "está en su residencia", aunque según CNN Brasil, el presidente llegó a tener "fiebre de 38ºC", que es uno de los síntomas de la enfermedad.

La periodista de Brasil, Katherine Rivas, señaló a RPP Noticias que el presidente ha sido "víctima de sus propias palabras". "El fue internado durante su campaña electoral por sufrir un ataque. Su salud no es 100% estable", indicó. 

Caso omiso 

Bolsonaro, que se había sometido a otras pruebas de descarte, indicó que siempre habían dado negativo. Este siempre negó difundirlas en su integridad, por lo que fue exigido ante la Justicia por el diario O Estado de Sao Paulo, bajo la alegación de que, por tratarse del jefe de Estado, tienen "interés público".

Tras un largo camino judicial, un juez de la Corte Suprema determinó en mayo la divulgación de los exámenes, en los que efectivamente el resultado era negativo para los tres.

Esos exámenes le fueron realizados en marzo, tras una visita oficial a Miami, donde se reunió con su homólogo estadounidense, Donald Trump, y en la que la mitad de su comitiva, formada por unas 40 personas, dio positivo de COVID-19