John Cobin
Justicia chilena descartó que el estadounidense tuviera la autorización correspondiente para el porte del arma de fuego. | Fuente: Facebook/John Cobin

La Justicia chilena decretó este domingo once años de prisión para John Cobin, el estadounidense nacionalizado chileno, que disparó a varios manifestantes durante una marcha en el contexto de las protestas que se iniciaron en octubre de 2019 en Chile.

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Viña del Mar le declaró culpable de tres delitos: homicidio frustrado, por el que le condenaron a 5 años de prisión; homicidio tentado, por el que le cargaron otros 3 años de cárcel, y disparar injustificadamente en la vía pública, por el que sumará otros tres.

El episodio tuvo lugar el pasado 10 de noviembre en el marco de la actual crisis social que vive el país, durante una manifestación pacífica en Reñaca, balneario de la costa central de Chile, que reunió a 2.000 personas.

El estadounidense, que lleva en prisión preventiva desde hace once meses, disparó con una pistola semiautomática hacia un grupo de manifestantes, hiriendo a uno en el muslo y posteriormente efectuó otros dos disparos contra un coche en el que viajaban dos personas, que salieron ilesas.

Durante el incidente, Cobin portaba un chaleco amarillo, símbolo de un movimiento civil de disconformidad hacia las protestas que están teniendo lugar en Chile.

El tiroteo se conoció a través de varios vídeos que se hicieron virales en redes sociales en los que se veía como los manifestantes bailaban cuando el hombre descendía de su camioneta y disparaba injustificadamente.

El tribunal descartó que el estadounidense tuviera la autorización correspondiente para el porte del arma de fuego, que sí estaba registrada a su nombre, y descartó que el episodio fuera el causante de los disturbios posteriores que tuvieron lugar en la zona.

Las protestas y manifestaciones continúan en la capital, un año después del estallido social, que empezó el 18 de octubre de 2019 y que ha dejado al menos una treintena de heridos, miles de fallecidos y graves señalamientos por violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad. 

(EFE)