Ecuador incomunica a Assange por hablar de Cataluña y de la expulsión de rusos

El Gobierno ecuatoriano consideró que el fundador de WikiLeaks ha violado un acuerdo de diciembre de 2017 en el que se comprometía a no opinar sobre cuestiones de otros países.
Julian Assange reside en la Embajada de Ecuador en Londres, donde no puede ser detenido por las autoridades británicas. | Fuente: AFP

El Gobierno de Ecuador ha restringido el acceso a las comunicaciones, y también las visitas, al periodista Julian Assange por "no poder controlarse" y opinar sobre cuestiones que Quito considera perjudican a su política exterior, entre ellas la de Cataluña.

Assange -consideró con ello el Gobierno ecuatoriano- ha violado un acuerdo de diciembre de 2017 por el que se había comprometido a no opinar sobre cuestiones de otros países y deberá afrontar esta desconexión "de forma indefinida", confirmaron a Efe fuentes oficiales.

Medidas

Quito no ofreció detalles de qué tipo de comunicaciones le fueron cortadas, aunque fuentes de la cancillería explicaron a la AFP que le fue suprimida la conexión a internet, el teléfono móvil, el teléfono fijo y hasta el fax.

Las decisiones comenzaron a aplicarse desde el martes y reflejan el cansancio del actual Gobierno de Lenín Moreno con los continuos pronunciamientos políticos del fundador de WikiLeaks.

Ecuador argumenta que las medidas fueron adoptadas "ante el incumplimiento por parte de Assange del compromiso escrito que asumió con el Gobierno (...) por el que se obligaba a no emitir mensajes que supusieran una injerencia en relación a otros Estados".

Faltas reiterativas

Y es que después de sucesivas peticiones por parte de la Cancillería, Assange volvió a manifestarse la última semana sobre dos cuestiones políticas que han colmado el vaso de la paciencia ecuatoriana.

El primero de ellos fue la comparación que hizo de la detención del dirigente independentista catalán Carles Puigdemont, el pasado domingo en Alemania, con la de Lluís Companys por la Gestapo en 1940, para su posterior extradición a España y fusilamiento por el régimen franquista.

Esta misma semana, el activista también criticó por Twitter la decisión del Gobierno británico de expulsar a diplomáticos de Moscú en respuesta al envenenamiento del doble espía ruso Serguéi Skripal. (Con información de Efe y Afp)

Sepa más:
¿Qué opinas?