Unos trece agentes resultaron heridos durante un duro enfrentamiento. | Fuente: EFE

Un grupo de familiares, apoyados por activistas políticos, pidió ayer al Ministerio de Justicia de Ecuador liberar a los 21 detenidos el pasado 3 de diciembre, durante unas protestas en Quito en contra de unas enmiendas constitucionales que incluían la reelección indefinida.

Los familiares acudieron a la sede del Ministerio para solicitar la liberación de los suyos, tras aducir que algunos de ellos fueron detenidos de manera irregular y de forma aparentemente fortuita.

El pasado viernes, un juez de Quito condenó a los 21 detenidos a quince días de prisión y al pago de 4.200 dólares, en conjunto, para entregar a policías que resultaron con heridas durante las protestas.

Las autoridades informaron de que unos trece agentes resultaron heridos durante un duro enfrentamiento con los manifestantes que, según la Policía, agredieron a los agentes con palos y piedras.

Felipe Velasco, cuñado de uno de los detenidos, explicó a Efe que su familiar fue arrestado injustamente cuando, según dijo, fue confundido por los policías como uno de los manifestantes.

Aseguró que su cuñado pasaba por el lugar justo en el momento en que la Policía cargó contra los manifestantes y que en el tumulto cayó al suelo, donde fue detenido.

Según Velasco, al menos cuatro de los 21 casos responden a detenciones "fortuitas" de personas que se encontraban en el momento y "lugar equivocado".

Asimismo, dijo que, aparentemente, los detenidos están "incomunicados" y sometidos a una fuerte presión psicológica, aunque indicó que el pasado fin de semana pudo comunicarse telefónicamente con uno de los detenidos, quien le aseguró que estaban relativamente "bien".

Aseguró que los abogados de los detenidos presentarán el recurso de "hábeas corpus" o cuerpo presente a las autoridades judiciales para intentar liberarlos y no descartó una apelación.

Mientras Velasco efectuaba sus declaraciones, un funcionario del Ministerio de Justicia invitó a los representantes de los detenidos a dialogar para recoger las inquietudes de los familiares.

EFE

Sepa más: