Lula da Silva anunció que se entregará a la Justicia de Brasil

El expresidente comunicó su decisión durante un discurso ante sus simpatizantes en la sede de un sindicato al que fue tras el fallo de la Corte Suprema en su contra.
Lula da Silva habló ante sus simpatizantes. | Fuente: EFE | Fotógrafo: Sebastiao Moreira

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva dijo este sábado que cumplirá con el mandato de prisión dictado en su contra para poder demostrar que es inocente, durante un discurso ante simpatizantes que le acompañan en el sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo.

"Voy a atender el mandato de ellos. Y voy a atenderlo porque quiero mostrarles lo que es responsabilidad y para poder probar mi inocencia", dijo Lula, que desde el jueves, cuando fue ordenada su prisión, se acuarteló en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, donde inició su carrera sindical y política.

"No estoy por encima de la Justicia. Si no aceptase la justicia no habría creado un partido político sino promovido una revolución (…)) Creo en la Justicia, pero en una Justicia justa, con un proceso basado en pruebas concretas", dijo el expresidente (2003-10). "Voy a atender el mandato para que no digan mañana que soy un prófugo y que me estoy escondiendo. Voy para que sepan que no tengo miedo y que voy a probar mi inocencia".

Se entregará

El considerado líder más carismático de Brasil, que encabeza todos los sondeos de intención de voto para las elecciones presidenciales de octubre, aseguró que se presentará este mismo sábado ante el comisario para decir que está a disposición de la Justicia y que no planea esconderse ni huir. Admitió que cuando visitó recientemente la frontera con Uruguay le dijeron que se refugiarse en el país vecino o que pidiera asilo en la embajada de Bolivia, pero que prefiere enfrentar directamente a sus acusadores y lo hará aceptando el mandato de prisión.

"Lo hago porque sé que la historia va a probar que quien cometió un crimen fue el comisario que me acusó, el fiscal que fue injusto conmigo y el juez que me condenó", afirmó. Lula señaló que se entregará también para evitar que su situación jurídica se complique, ya que el juez puede dictar una orden de arresto preventivo por obstrucción a la justicia.

Da Silva anunció su decisión luego de asistir a una misa en memoria de su esposa. | Fuente: AFP

"Entre más días me dejen en la prisión, mas lulas van a nacer en este país. Ellos van a darse cuenta que el problema de este país no es Lula. De nada les sirve impedirme andar por este país porque habrá millones de lulas andando", aseguró. El exmandatario dijo también que su único crimen fue haber luchado para reducir la pobreza en Brasil, para ofrecerle universidad a los jóvenes pobres y para mejorar la condición de vida de los brasileños, lo que, en su opinión, los ricos no le perdonan.

"Y si es por ese crimen que me condenaron, les digo que voy a seguir siendo un criminal porque vamos a hacer mucho más por este país", dijo. Según él, "el sueño de consumo" de sus perseguidores es poder publicar en la prensa la fotografía en que aparecerá preso y advirtió que no le perdonará haber transmitido a la sociedad la idea de que es un ladrón y haber permitido que sus detractores llamen ladrones a los miembros de su partido. “Ninguno de ellos duerme con la conciencia tan tranquila como yo duermo".

Condenado

Lula da Silva fue condenado por el juez Moro en julio de 2017 a 9 años y 6 meses de prisión al dar por comprobado que obtuvo un apartamento en la playa a cambio de beneficiar a la constructora OAS con contratos de Petrobras, centro de un gigantesco escándalo. La condena fue aumentada en enero pasado a 12 años y 1 meses por un tribunal de segunda instancia, que además determinó su ingreso en prisión una vez agotados los recursos en esa corte.

Este miércoles, luego de un largo debate, la Corte Suprema de Brasil negó un recurso presentado por el expresidente para que pueda apelar su sentencia en libertad. La defensa de Lula ha cuestionado el decreto de prisión, pues considera que el expresidente todavía tenía un recurso pendiente en el tribunal de segunda instancia que no fue considerado por dicha corte. 

El juez federal Sergio Moro dio el jueves a Lula un plazo hasta las 05:00 p.m. del viernes (03:00 p.m. en Perú) para presentarse ante la Policía Federal para purgar la condenada de 12 años de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero. El plazo fue incumplido por Lula y, en un pulso con la justicia, el exmandatario se mantuvo refugiado en el sindicato mientras sus abogados intentaban, sin éxito, impedir la detención con nuevos recursos judiciales.

(Con información de EFE y AFP)

¿Qué opinas?