Las protestas de ayer fueron pacíficas, a diferencia de lo ocurrido el pasado viernes. | Fuente: EFE

Cientos de paraguayos protestaron ayer de forma pacífica en la Plaza de Armas, junto al Congreso paraguayo, en contra de la enmienda para habilitar la reelección presidencial, aprobada el pasado viernes y que fue el desencadenante de disturbios que terminaron en el incendio del Congreso y la muerte de un joven.

Vestido con ropa blanca, y portando banderas paraguayas, cerca de un millar de personas se congregó junto al Congreso paraguayo y recolectó firmas para pedir al Gobierno del presidente Horacio Cartes que dé marcha atrás en el proyecto de reelección.

Los manifestantes también repudiaron la violencia desatada la noche del viernes, que terminó con la muerte del joven militante Rodrigo Quintana, de 25 años, cuando se encontraba en la sede del Partido Liberal, el principal de la oposición, y fue abatido presuntamente por la Policía.

En memoria de Quintana, los manifestantes encendieron velas y guardaron un minuto de silencio como homenaje.

Algunos de los manifestantes más jóvenes también se acercaron al cordón policial que rodea al edificio del Congreso, donde se observan los vidrios rotos y otros vestigios del incendio del pasado viernes, y ofrecieron flores a los agentes, en señal de reconciliación y no violencia.

Tensa calma. El clima de la protesta fue mucho más pacífico que el del pasado viernes, cuando la manifestación derivó en el incendio de parte de las instalaciones del Congreso, y la acción policial dejó decenas de heridos y más de 200 personas detenidas.

Ante estos disturbios, el presidente Cartes convocó a una mesa de diálogo para el próximo miércoles, a la que invitó a los principales partidos opositores y a representantes de la Iglesia Católica.

Los opositores del Partido Liberal anunciaron que no acudirán a dialogar hasta que no se retire el proyecto de enmienda y se investigue la muerte de Quintana.

Además, el Partido Liberal, junto a otros dos grupos opositores, pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA) que aplique su cláusula democrática a Paraguay, tras la violencia de los últimos días. (EFE)

Las protestas se originaron cuando, en la mañana del viernes, un grupo de 25 senadores aprobó el proyecto de enmienda constitucional para permitir la reelección presidencial.
Las protestas se originaron cuando, en la mañana del viernes, un grupo de 25 senadores aprobó el proyecto de enmienda constitucional para permitir la reelección presidencial. | Fuente: EFE
Tanto el actual presidente, Horacio Cartes, como el expresidente Fernando Lugo (2008-2012) buscan ser elegidos en las elecciones de 2018, pese a que la Constitución paraguaya establece mandatos únicos de cinco años y prohíbe la reelección.
Tanto el actual presidente, Horacio Cartes, como el expresidente Fernando Lugo (2008-2012) buscan ser elegidos en las elecciones de 2018, pese a que la Constitución paraguaya establece mandatos únicos de cinco años y prohíbe la reelección. | Fuente: EFE
Sepa más: