| Fuente: EFE/Referencial

El "líder" del Internado Judicial de San Felipe, en el estado venezolano de Yaracuy, Kleiber Alexánder Pérez, fue asesinado este jueves por otro preso que se desempeñaba como "segundo al mando" en la jerarquía carcelaria, por la que se establece un "gobierno" paralelo al margen de las autoridades de prisiones, informó la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

Pérez, que era el PRAN (preso rematado asesino nato), fue ultimado por el reo conocido por alias "Miguelacho", presuntamente en una lucha por el relevo en el mando carcelario, según explicó a Efe la directora del OVP, Carolina Girón.

"Se presume que fue lo que se conoce como un cambio de gobierno de la cárcel, para el que montan unos miniejércitos con los mismos presos para llegar a ello", agregó Girón, quien detalló que Pérez tenía 40 años y llevaba tres como "líder" del centro de reclusión, incluso "por encima" del director de la entidad.

Explicó que el asesinado controlaba el ingreso y la salida de los presos y cobraba en dólares "la causa", un monto que los demás reclusos están obligados a cancelar para tener un sitio adecuado para dormir, recibir visitas, tener celulares y para comer.

Estructuras criminales en prisiones venezolanas

Según el más reciente informe del OVP, presentado el pasado 10 de mayo, desde 2008 "el Estado venezolano ha permitido la instauración de estructuras criminales dentro de las prisiones, en las que la presencia de la figura del 'pranato' se ha convertido en una realidad latente".

Estas estructuras, señala, se caracterizan "por el contrabando de armas, drogas, sometimiento a los internos, pernoctas dentro de las cárceles, autorización de eventos, fiestas, cajeros automáticos a su conveniencia, piscinas, discotecas, negocios de alimentos, ingreso de vehículos, control del acceso a los servicios de primera necesidad, libre desplazamiento dentro y fuera de la prisión", entre otros.

El OVP ha documentado que, al menos, el 59 % de la población reclusa, de 33.710 presos, se encuentra en cárceles bajo el control total del pranato.

(EFE)


Sepa más: