Mujer de 70 años fue acuchillada por palestinos en Jerusalén. | Fuente: EFE

Jerusalén volvió a ser hoy escenario de nuevos ataques cometidos por palestinos en medio de un despliegue de medidas de seguridad sin precedentes y de la colocación de controles y barreras en los barrios árabes.

La última agresión ocurrió esta tarde en las inmediaciones de la estación central de autobuses, un blanco emblemático por ser un lugar concurrido y bullicioso en la parte oeste judía.

Allí, una mujer de 70 años resultó herida de gravedad al ser apuñalada en el estómago por un palestino que fue abatido a tiros por un agente de la Policía de Fronteras que se encontraba en el lugar de los hechos, informó la Policía.

El suceso se produjo en las inmediaciones de la estación cuando la mujer se disponía a abordar un autobús.

La Policía indicó que el conductor del vehículo abrió las puertas para permitir que la víctima entrara y las cerró antes de que lograra subir el atacante, un palestino unos 26 años residente de Ras El Amud que, según el Canal 10 de la televisión israelí, estaba en libertad condicional por tirar piedras y participar en desórdenes.

Este fue el segundo ataque de estas características pues, horas antes, fuerzas israelíes frustraron otro que iba a cometer un palestino con una navaja en la Puerta de Damasco, uno de los principales accesos a la ciudadela amurallada de Jerusalén, en la parte este de la ciudad.

El agresor fue tiroteado y murió tras intentar apuñalar a un agente israelí.

El incidente dejó además a un viandante herido por disparos, que fue trasladado a un hospital, y a un turista herido leve, que fue atendido en el lugar de los hechos.

Con estos dos últimos fallecidos son 34 los palestinos muertos en la ola de violencia que sacude la región desde el uno de octubre, al menos trece de ellos autores de ataques en los que han sido asesinados un total de siete israelíes, en su mayoría por arma blanca.

EFE