México: acusan a padres de los 43 desaparecidos de recibir dinero de cártel

Un video que circula en las redes sociales acusa a los familiares de los jóvenes y a sus representantes de recibir dinero del crimen organizado.
El video ha generado controversia en México. | Fuente: AFP

Un vídeo que incluye la grabación de una conversación telefónica entre el padre de uno de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en 2014 y un abogado, acusa a los familiares de los jóvenes y a sus representantes de recibir dinero del crimen organizado.

El vídeo, que circula en redes sociales, se inicia con una advertencia supuestamente del grupo criminal Los Rojos, según la cual los familiares han recibido dinero de la agrupación rival Guerreros Unidos.

"Por qué reciben dinero de los Guerreros Unidos, cuál es el objetivo de su dizque movimiento en nuestras comunidades. Quieren calentar la plaza. Ojo con las consecuencias. Atentamente Los Rojos", dice un texto.

A continuación se reproduce la conversación telefónica entre Mario González, padre de uno de los 43 estudiantes de la escuela para maestros de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 en Iguala (estado de Guerrero) y Vidulfo Rosales, abogado de los familiares de los jóvenes. En la imagen aparecen fotos de ambos.

En la conversación, González le comunica al abogado que ha recibido mensajes y una amenaza telefónica de alguien perteneciente a Guerreros Unidos, grupo al que se atribuye la desaparición de los estudiantes, que le exige distribuir entre todos los padres 200.000 pesos (11.280 dólares).

"¿Pero qué le dijeron?", pregunta Rosales, a lo que González responde: "Que le entregara a los padres los 200.000 pesos porque si no me iban a levantar, o sea que nos van a levantar".

Levantar es un eufemismo usado en México para aludir al secuestro de personas que después suelen aparecer muertas.

En seguida, el abogado dice al padre que van a "conseguir eso", y alude a un "evento" donde supuestamente algunos padres recibieron dinero de alguien a quien no identifica.

Entrevistado telefónicamente por Efe, Rosales explicó que la llamada ocurrió el pasado 3 de marzo, meses después de que se suscitara una disputa entre los padres respecto a unos recursos de apoyo a su movimiento presuntamente aportados por el sindicato del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

EFE

Sepa más:
¿Qué opinas?