Rosario Coronado

La alcaldesa de Chiclayo (Lambayeque), Elizabeth Montenegro Dávila convocó a sesión ordinaria a los miembros del Concejo Municipal para mañana miércoles 31, pero en esta vez solicitó la presencia del representante del Ministerio Público y de la Policía Nacional.

Argumentó que de esta forma se busca que los regidores “leales” a su antecesor Roberto Torres Gonzáles no protagonicen escándalos y frustren la toma de acuerdos, tal y como sucedió el pasado viernes 26, donde los insultos y burlas  primaron.

En esta sesión se ha considerado entre otros puntos, poner una vez más a consideración del pleno, la consolidación del acuerdo para la “Ejecución del mejoramiento y ampliación de la gestión integral de los residuos sólidos municipales”.

El proyecto incluye un aporte de 54 millones de soles de la cooperación Suiza para la construcción de un relleno sanitario, el cual no fue aprobado en la cita anterior por la oposición de los 9 concejales de Torres.

Por su parte, Marco Arrascue y Carmen Carhuallanqui, algunos de los protagonistas de la cuestionada sesión, precisaron que no intentan boicotear la gestión de Montenegro y adelantaron que mañana votarán a favor de la consolidación del acuerdo.

Lea más noticias de la región Lambayeque