Referencial

El secretario general del Sindicato de Trabajadores del Instituto Nacional Penitenciario en Cusco, Iván Huamaní, señaló que era previsible la fuga de internos en el penal de San Joaquín, en Quillabamba, por la escaza cantidad de trabajadores.

“En este centro donde existen más de 140 reos, la mayoría prontuariados en casos de narcotráfico, el último fin de semana laboraban sólo 10 agentes, los mismos prácticamente fueron atacados a mansalva y con armas de fuego, por los fugitivos, como se comprenderá, poco se pudo hacer para detenerlos”.

“Este problema se genera por falta de una adecuada política de seguridad. El penal requiere, por servicio, por lo menos 20 trabajadores, y solo se está contando con la mitad".

“Este hecho fue comunicado por los trabajadores del Inpe, en diversas oportunidades mediante documentos a las autoridades competentes, la fuga era previsible, esto se alerto hace varios meses, pero no se hizo nada”.

“Esperamos que  se investigue la procedencia de armas de fuego con la que contaban los internos que fugaron el último fin de semana,  con el fin de destapar, de una vez por todas  los actos de corrupcion existentes en los penales", puntualizó finalmente el secretario general del Sindicato de Trabajadores del Inpe en Cusco, Iván Huamaní.

Lea más noticias de la región Cusco