RPP/Henry Urpeque Neciosup

Cuando todos pensaban que se había extinguido, resurgió como el ave fénix y entre las cenizas empezó a brillar como nunca antes, y es que la décima, la composición literaria que surgió en el siglo XIX, aún permanece intacta en la región Lambayeque y hoy se cultiva y crece a pasos esperanzadores, en escuelas y en plazas, donde se adolescentes y jóvenes combinan los mejor de su creatividad con poesía y ritmo.

El máximo exponente de la décima en la región Lambayeque, Hildebrando Briones Vela, sostuvo que la composición literaria sigue vigente y se está potenciando en los distritos de Zaña y Ferreñafe, donde existen más de 25 decimistas, que producen lo mejor de sí y recorren las escuelas, para inculcar en los niños esta hermosa y bien lograda expresión literaria.

“Podríamos decir que tenemos más decimistas que en Lima, no se ha extinguido yo diría que está muy vigente y eso es gracias al trabajo que hacemos en los colegios donde le enseñamos a los escolares a rimar a versar y a producir la mejor composición”, indicó.

Briones dijo que esta herencia de niños, adolescentes y jóvenes se encargará de seguir expandiendo la décima en todo el norte del Perú, cuando ya no estén compositores de renombre, como él y Victor Hugo Parraguez (Ferreñafe).

“En Lambayeque estamos hablando de 60 expositores por lo menos, la mayoría jóvenes que sacarán adelante este hermosísimo recurso literario, hay mucho que decir y escribir de la décima aún en esta región”, finalizó.

Lea más noticias de la región Lambayeque