Rosario Coronado

El aumento de la marea y el peso impidieron esta tarde el entierro de la ballena jorobada de más de 6 toneladas que varó el último miércoles en la playa Santa Rosa, provincia de Chiclayo (región Lambayeque).

“El acto se tenía previsto efectuar a diez metros de la orilla de la playa. Los obreros y maquinaria realizaban los primeros trabajos para el entierro; sin embargo, la marea creció y el gran peso imposibilitaron el fin”, detalló el representante del Instituto del Mar del Perú, Jaime De la Cruz.

Manifestó que este sábado se intentará continuar con el entierro contando con el apoyo del municipio distrital y gobierno regional porque el cuerpo se encuentra en estado de descomposición y representa un peligro para las decenas de personas que llegan hasta la zona.

Los especialistas del Imarpe y de la Universidad Mayor de San Marcos practicaron la necropsia correspondiente con el fin de determinar las causas concretas de la muerte del gigantesco animal.

Lea más noticias de la región Lambayeque