¿Qué es el programa Hambre Cero y qué se necesita para lograrlo en el Perú?

La pandemia ha generado una crisis alimentaria que afecta aún más a las poblaciones vulnerables como los niños y niñas del Perú. Lograr la meta de hambre cero al 2030 es aún más importante en este contexto. ¿Cómo hacerlo?

El sector público y privado, sociedad civil y representantes internacionales deben trabajar para promover la seguridad alimentaria.
El sector público y privado, sociedad civil y representantes internacionales deben trabajar para promover la seguridad alimentaria. | Fuente: Andina

El programa Hambre Cero – el cual el gobierno impulsará durante los próximos meses, según indicó el presidente Francisco Sagasti – busca promover la seguridad alimentaria en el Perú y para el 2030 conseguir, como su mismo nombre lo dice, hambre cero en el país.

De esta manera, dicho programa tiene como objetivo asegurar el acceso a la alimentación saludable, duplicar la productividad agrícola y los ingresos de pequeños productores, poner fin a todas las formas de malnutrición y asegurar la sostenibilidad de producción de alimentos.

Este tema cobra relevancia más aún en esta coyuntura porque la pandemia ha generado una crisis alimentaria muy grave a nivel nacional. Una de cada cinco personas no comió este día o el día anterior durante la pandemia, según encuestas del Programa Mundial de Alimentos de la ONU en Perú.

Por ello es importante que diversos actores trabajen en conjunto y unan esfuerzos. El sector público y privado, sociedad civil y representantes internacionales deben trabajar para promover la seguridad alimentaria. 

¿Cómo conseguirlo?

En su presentación al Congreso de la República, el actual presidente Francisco Sagasti sostuvo que uno de los principales objetivos de este gobierno será trabajar para el programa Hambre Cero. En esa línea, el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, presentó las siguientes propuestas que puedan ayudar a lograr este programa.

La representante de dicha institución, Tania Goossens, recomendó por un lado, expandir los programas sociales del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis). También, dar asistencia alimentaria con tarjetas electrónicas en áreas urbanas, ya que así las familias reciben subsidio económico para canjear alimentos y es una implementación rápida y efectiva.

Por otro lado, indicó que establecer una ley de fortificación de arroz también podría ayudar. “La falta de alimentos con hierro incrementa la anemia y el país necesita una estrategia preventiva y universal de esta enfermedad. Está probada la eficacia y efectividad del arroz fortificado por lo que sería una buena estrategia nacional”, señaló la especialista.

Además, la agricultura abastece al 70% del consumo de alimentos en el Perú. En ese sentido, Goossens resaltó que la agricultura familiar tiene potencial para mejorar la seguridad alimentaria en la población, además de revalorar la producción local.

Por último, se recomienda el uso de la tecnología y herramientas digitales. Así se puede llegar a diversas zonas del Perú con una estrategia costo-efectiva.  Con herramientas digitales se puede dar mucha información sobre buena alimentación a la población.

Dentro de este contexto de crisis alimentaria, los niños y niñas son parte de la población vulnerable ya que ellos necesitan de alimentos nutritivos para poder desarrollarse de manera correcta.