El pasado 16 de abril 139,193 docentes de la CPM se inscribieron para el nuevo Concurso de Ascenso 2021 – Educación Básica.
El pasado 16 de abril 139,193 docentes de la CPM se inscribieron para el nuevo Concurso de Ascenso 2021 – Educación Básica. | Fuente: Andina

La ley de la Reforma Magisterial (Ley N° 29944) fue aprobada en el 2012 por el Congreso de la República con el objetivo de promover el desarrollo profesional de los docentes peruanos. Con esta se busca brindar mayores beneficios y mejores condiciones laborales a los maestros para mejorar la calidad de la educación.

Con la reforma magisterial, la carrera docente se basa en el mérito y es recompensado con diversos beneficios y remuneraciones. Según la misma página del Ministerio de Educación (Minedu), la ley regula la Carrera Pública Magisterial (CPM), remuneraciones, proceso disciplinario, estímulos e incentivos, evaluación, deberes y derechos y formación continua. 

El especialista e investigador de Grade, Hugo Ñopo, lo explicó así: “son un conjunto de reglas, acerca de cuáles son los requisitos para ingresar a ser docente y posteriormente para cada uno de los ascensos de la carrera. Junto con los requisitos, viene también un sistema de recompensas; porque, así como se exige para ser docente, hay que recompensarlo apropiadamente”.

El pasado 16 de abril 139,193 docentes de la CPM se inscribieron para el nuevo Concurso de Ascenso 2021 – Educación Básica. “Esta es una oportunidad para que las y los docentes de Educación Básica puedan crecer profesionalmente y mejorar su retribución económica, en base a su propio mérito, a través de un proceso de evaluación que valora sus conocimientos pedagógicos y reconoce su trayectoria profesional”, explica el Minedu.

Docentes nombrados y docentes contratados

Los docentes que han pasado por los procesos de la Carrera Pública Magisterial se denominan docentes nombrados y tienen un contrato fijo. Además de ellos, también existen los docentes contratados, que -en teoría- deberían ser menos que los nombrados, ya que son reclutados de manera temporal, flexible y limitada, más que nada por situaciones inéditas, indica Ñopo.

Sin embargo, agrega, en la realidad no se cumple ello. “Hoy son más los profesores contratados en comparación a los nombrados. Idealmente la mayoría de profesores deberían ser docentes nombrados y el complemento a ellos, serían los contratados. Todavía tenemos varios pendientes para llegar a ese ideal”, indica.  

La razón por la que se debe llegar a esto es porque ambos tipos de profesores tienen la misma función como docentes y lo que se busca es un trato igualitario para todos. No es bueno que en un sistema exista distinción, explicó el especialista.

Se tiene que seguir avanzando

Para que más docentes sean nombrados por la CPM es necesario que se abran más concursos y también más plazas para los maestros. Sin embargo, menciona Hugo Ñopo, esta no es una tarea sencilla en todo el territorio nacional.

Por otro lado, explica que la CPM debe ir cambiando continuamente y ajustándose a las nuevas necesidades. Además, así como se exige ciertas cosas a los docentes, también se les tiene que ir dando un conjunto de recompensas a quienes cumplan los requisitos.