Una niña de apenas 5 años falleció en Trujillo luego que comiera un rascapies, un pirotécnico prohibido para la venta. ¿Arma mortal?

El médico peruano Elmer Huerta explicó que este pirotécnico contiene fósforo blanco. "Es un súper veneno que la mató", señaló en diálogo con Siempre en Casa de RPP Noticias.

La pequeña, quien habría tragado un rascapies al confundirlo con un chicle, no tuvo ninguna oportunidad de sobrevivir porque no existe un antídoto para contrarrestar el efecto del fósforo blanco.

"Es un veneno muy activo y a una dosis bajísima. Se necesita de 1 miligramo (milésima parte de un gramo) por kilo de peso, para que se produzca la muerte", señaló el galeno.

Huerta explicó que la muerte se produce a consecuencia de los daños a nivel del hígado, corazón y riñones.

Finalmente, el reconocido médico lamentó que la informalidad siga "matando" gente en nuestro país, pues no se cumplen las leyes y a través de la venta informal se siguen comercializando artículos pirotécnicos tan nocivos como los rascapies.