Velan a joven acribillado por delincuentes en Cañete

Fernando Raymondi era un estudiante de Periodismo de 22 años que trabajaba en Caretas y se perfilaba como un hombre de prensa con futuro prometedor. Pero unos sujetos lo mataron cuando, aparentemente, intentaban asaltar la bodega de su padre. Otro inocente más víctima de la violencia en el país.

En la avenida 28 de Julio, en San Vicente de Cañete, en la provincia limeña de Cañete, son velados los restos de Fernando Raymondi Uribe, el joven de 22 años que falleció tras ser baleado por dos delincuentes cuando intentaban asaltar un local comercial.

En comunicación con RPP Noticias, Hilario Raimondi, padre del joven de la carrera de Periodismo de la Universidad de San Martín de Porres y periodista de Caretas, recordó a su hijo como un buen muchacho.

“Lo recuerdo como un gran tipo, prácticamente una maravilla de personas, era tranquilo”, indicó.

Detalló que su hijo venía desarrollando sus prácticas en la conocida revista hace ocho meses y que estaba a punto de culminar sus estudios.

Precisamente, Caretas publicó una nota en la que describe a Raymondi como un joven que se adaptó muy bien a la profesión pasando a trabajar con Américo Zambrano en el área de investigación.

"Desde sus primeros días mostró su clara inclinación hacia las letras. Concluidas sus prácticas, pasó a trabajar bajo la tutela de Américo Zambrano en el área de investigación. Durante el poco tiempo que trabajó en esta casa editora, Raymondi pasó a formar parte del equipo y demostró tener un gran potencial como hombre de prensa", dice.

"Una de sus entrevistas se la hizo al vocero de la bancada de Perú Posible, José León quien alquilaba la casa a Rodrigo Torres, ‘Lic’, el capo mexicano dueño del cargamento de 7.5 toneladas de cocaína que la policía encontró en agosto (..) Últimamente se publicó una nota firmada por él sobre lo ocurrido en el desalojo en Cajamarca: La Barbarie y hace unas semanas: Amor a la Chiclayana", agrega.

La nota señala que Raymondi viajaba todos los fines de semana a Cañete a ayudar a su padre en la pequeña bodega de abarrotes que tenía.

En tanto, la policía continúa con el operativo para capturar a los hampones, que huyeron a bordo de una moto luego de perpetrar el crimen.

Lea más noticias de la región Lima