Ministro consideró que el Poder Judicial le debe una explicación al país por polémico fallo.
Ministro consideró que el Poder Judicial le debe una explicación al país por polémico fallo. | Fuente: Foto: Minjus

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Salvador Heresi, sostuvo que el Poder Judicial le debe una explicación al país por ordenar que los cabecillas de Sendero Luminoso Osmán Morote y Margot Liendo afronten el juicio por el atentado en la calle Tarata bajo arresto domiciliario.

"Este fallo que permite la excarcelación de Morote y compañía es realmente insultante para la memoria nacional y de todos nuestros muertos que acabaron derramando su sangre en las manos asesinas de Sendero Luminoso. Nosotros repudiamos y rechazamos este fallo", señaló en Ampliación de Noticias.

Heresi recordó que el presidente Martín Vizcarra ha dispuesto que los ministerios del Interior y Defensa tomen medidas de seguridad por tratarse de un tema que puede poner en riesgo la seguridad nacional. Asimismo, cuestionó que el Poder Judicial no haya resuelto este caso en cinco años. 

"Esa es una cuestión inexplicable. Se considera a partidos como organizaciones criminales, y a Sendero Luminoso, de quien todos conocen sus crímenes perpetrados durante décadas, no se les da esa categoría de organización criminal", sostuvo.

Previamente, el ministro remarcó que siente impotencia y rabia al ver como los responsables del terrorismo celebraron la sentencia del Poder Judicial y remarcó que este organismo del Estado deberá asumir la responsabilidad social de ese tipo de decisiones.

El Colegiado A de la Sala Penal Nacional del Poder Judicial ordenó hoy el arresto domiciliario para los cabecillas de Sendero Luminoso Osmán Morote y Margot Liendo mientras son procesados, junto a otros coacusados, por el atentado de Tarata, que dejó 25 muertos en 1992 en Lima.

Morote y Liendo son procesados junto a otros exintegrantes de la cúpula de Sendero Luminoso, como su fundador, Abimael Guzmán, por el atentado de Tarata, pero ya habían cumplido condenas previas por 25 años de cárcel por el delito de terrorismo, motivo por el cual sus abogados pedían su excarcelación.