La Policía patrulla las calles de La Paz. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: RONALDO SCHEMIDT

Escucha el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

El Jurado Nacional de Elecciones ha puesto fin a una incertidumbre que se planteó desde el momento en que se convocaron las elecciones extraordinarias del 26 de enero. La más alta jurisdicción electoral ha establecido que no se aplicará la prohibición de reelección inmediata de congresistas. El Jurado ha interpretado que el período del próximo congreso, solo completará el período iniciado en julio del 2016. En consecuencia, los 19 congresistas que habían sido integrados a las diferentes listas quedan confirmados en sus propósitos. Tal es el caso de varios fujimoristas que vuelven a candidatear en Fuerza Popular, pero también de Rosa Bartra y Yeni Vilcatoma que lo harán en Solidaridad Nacional, así como Sheput y Heresi en Contigo y Mauricio Mulder en el APRA. 

La decisión del Jurado implica que los congresistas elegidos el 2016 y los que sean elegidos el próximo enero, no podrán ser candidatos en las generales del 2021, cuando se aplicará la ley aprobada en enero pasado. Todavía quedan 6 días para que venza el plazo para presentar listas, después de lo cual se podrán formular tachas que serán respondidas en dos instancias. Pero desde ya se vienen produciendo algunas deserciones. La más notoria es la de la popular Gerente de Fiscalización de La Victoria, Susel Paredes, que ha renunciado a candidatear en la lista de Somos Perú.

Nuevos vientos en Bolivia 

En Bolivia parecen soplar vientos de apaciguamiento y búsqueda de soluciones en el marco de las instituciones. Por una parte se despeja el camino de una sucesión presidencial legítima, que debería recaer en la senadora de oposición Jeanine Añez. Ante la renuncia del presidente Evo Morales, de su vicepresidente y de los presidentes de ambas cámaras, el Senado deberá reconocer como su titular a la actual vicepresidenta, Añez, quien pasaría a ser ipso jure Presidenta de la República.

Algo similar sucedió en 1979, cuando la presidencia fue asumida por Lidia Gueiler después de la caída del dictador militar Alberto Natusch. El renunciante Evo Morales ha obtenido el asilo político en México. El Perú ha facilitado esa solución ofreciendo su espacio aéreo para el tránsito y el reabastecimiento de un avión oficial mexicano, enviado para sacar de Bolivia a Evo Morales. Así termina, por ahora, la más larga presidencia que Bolivia haya conocido. Lo que no impide que Morales siga afirmando tercamente que él ha sido víctima de un golpe de Estado.

Existen bloqueos políticos que son fruto de la arbitrariedad, como es el caso de Bolivia y otros que son causados por las imprecisiones de la ley, como en el Perú (negación fáctica de la confianza, no reelección inmediata, funciones de la Comisión Permanente, etc.). Pero hay también bloqueos que son fruto de la persistencia de un voto popular que no permite forjar una mayoría de gobierno. Ese es el caso en España. Los electores han votado cuatro veces en cuatro años y siempre se han hallado ante los mismos resultados: los dos partidos mayoritarios que se han alternado en el gobierno desde el retorno de la democracia en 1978 no han podido formar una alianza en el Congreso. Aunque el PSOE obtiene 25% más de votos que el PP, no logra formalizar un plan de gobierno que le permita contar con el respaldo de otros partidos de izquierda, de centro o nacionalistas moderados, en particular del País Vasco, de Galicia y Canarias. En los países nórdicos se han visto coaliciones entre la derecha y la izquierda. Pero ahí la política se hace en torno a programas y no en torno a personas.

Las cosas como son


¿Qué opinas?