Congreso
Congreso es rechazado por un amplio sector de la población | Fuente: Congreso

Los resultados de las encuestas son rotundos: el rechazo al Congreso llegó a su pico histórico con la crisis política que desataron con la aprobación de la vacancia al expresidente Martín Vizcarra. La encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) reveló que la desaprobación al Parlamento alcanzó el 90%. Las cifras reveladas por el estudio de Ipsos muestran también una desaprobación del 88%.

Alfredo Torres de Ipsos Perú recordó que una encuesta anterior advertía que el 78% de encuestados no quería la vacancia de Vizcarra al creer que debía ser juzgado luego de culminar su mandato. “Lo que sostenía eso era la inminencia de las elecciones y la desconfianza en el Congreso. Esa desconfianza ahora ha aumentado. Un 88% desaprueba la gestión del Congreso. Es la cifra más alta de este quinquenio. Es los últimos cinco años no ha habido nunca una cifra tan alta de desaprobación”, dijo Torres.

¿Por qué la desconfianza es tan alta? Torres apuntó a que se debe a que la ciudadanía cree que “querían capturar el poder para beneficio de algunos grupos de interés que están con representantes en el Congreso y luego porque varios de ellos tienen investigaciones”, indicó.

Patricia Zárate del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) explicó para esta nota que la desaprobación al Parlamento está fuertemente asociado a la decisión de vacar a Vizcarra. “A las personas le ha parecido irresponsable sacar al presidente faltando tan poco para el cambio de gobierno. Nunca se ha llegado a una desaprobación tan alta”, sostuvo y añadió que considera que la desaprobación se ha dado en un contexto muy excepcional.

Falsas ilusiones al inicio de la pandemia 

En abril, IEP registró un momento en el que la aprobación del Congreso era superior a su desaprobación; sin embargo, desde agosto, la tendencia de IEP mostraba un aumento sostenido de la desaprobación. Zárate señaló que, por el efecto de la pandemia, todos los sectores subieron en aprobación, incluidos el presidente Vizcarra y el Congreso.

“Los congresistas creyeron que al mejorar su aprobación era porque en general la gente los veía mejor. No era tanto así, había un efecto en que todas las aprobaciones de todos los sectores subieron. Ahora se ha ido el efecto pandemia y ahora han cumplido con su amenaza de vacar al presidente generando todo este problema que además ha cobrado la vida de jóvenes. Ha sido el punto máximo de descredito”, manifestó.

Desde junio también se registra la percepción sobre si este Parlamento es mejor o peor que el disuelto. En ese entonces, un 53% percibía que era mejor, ahora en noviembre, un 56% sostiene lo contrario: es peor que el Congreso disuelto. “Ese cambio ha sido por este enfrentamiento con el presidente. Me parece que no es que sean todo adeptos a Vizcarra, sino que en un momento de crisis como que vivimos, una crisis [sanitaria] que cobra vidas, económica, lo último que la gente quería era añadir a una crisis política que no iba a redundar e inmediatamente en la salud de personas y mejorar la economía de personas”, explicó.

En los últimos días, congresistas de diversas bancadas han pedido perdón por votar a favor a la vacancia y se han justificado en que no pudieron leer “la magnitud de las consecuencias”. Sin embargo, tanto Ipsos como IEP habían difundido cifras del rechazo a una medida como la vacancia. ¿Por qué los congresistas no creyeron en las encuestas? Para Zárate existe un componente de dogmatismo detrás. “Nunca quisieron ver la realidad, nunca quisieron creer en las encuestas. Parecía que no conversaban con nadie fuera de su entorno, dentro del cual todos pensaban igual. Por eso hace bien, en general, no solo mirar las encuestas, sino ver lo que pasa en el país. Están tan encerrados en sí mismos y en gente que piensa como ellos”, sostuvo.

NUESTROS PODCASTS

'Entrevistas ADN': En este programa la presidenta del Congreso, Mirtha Vásquez, señaló el retiro de los representantes de algunas bancadas y la renuncia de algunos candidatos sobre la selección de candidatos del Tribunal Constitucional. Consideró a título personal que la elección debe quedar a cargo del próximo Parlamento.