Una batería portátil es una gran solución para mantener la autonomía de nuestro teléfono | Fuente: Anker

Faltan pocas semanas para el inicio de clases este 2019, y son muchos los estudiantes de diferentes niveles académicos que usan un teléfono como herramienta para coordinar trabajos, agenda para tareas y vida social. Sin embargo, casi nunca se piensa en una solución portátil para evitar que el equipo se quede sin energía a la mitad del día. Recordemos que los chicos usan el teléfono casi todo el día fuera de casa en múltiples actividades, y eso agota rápidamente la autonomía. Por eso, hay que saber escoger una batería portátil que ayude en esas jornadas largas de clases

¿Cómo funciona una power bank?

Las power banks son dispositivos de almacenamiento y reserva de energía eléctrica, que puede ser usada para cargar smartphones, Tablets y otros dispositivos ligeros. Estos contenedores llevan baterías de litio controladas por un microchip, que determina la cantidad de carga que un equipo recibe. Así, si nuestro smartphone requiere carga eléctrica porque se le bajó la batería, puedes conectar tu cable USB a estas baterías y cargar en tu mochila o cartera tu teléfono, sin problema.

Así como cargas tu teléfono en las noches, debes cargar tu batería. Lo bueno es que puedes conectarlas mediante el mismo cable que usas para cargar tu teléfono, o el puerto USB de una PC u otro dispositivo. El equipo acumula una cantidad de energía, la que puede ser usada para cargar otro equipo.

Las baterías de mayor capacidad nos permiten cargar nuestro teléfono varias veces | Fuente: Aukey

¿Qué debo saber antes de comprar una?

El conflicto de nuestros tiempos está en la oferta, pues es realmente amplia. Por eso, debes conocer estos puntos:

Su capacidad. Las baterías tienen una capacidad de carga, la que se mide en miliamperios por hora (mAh), al igual que la batería de tu teléfono. Sin embargo, en la realidad la capacidad es menor. Casi siempre hablamos de un rendimiento que llega al 70 u 80% del total de carga teórica de una batería, así que, si tienes un powerbank de 10 mil mAh, lo más probable será que el equipo mantenga una carga de 8000 mAh

La salida. Si bien la capacidad de carga es una, el otro asunto es ver la velocidad de descarga. No es una medida fija o comparable, pero podría hacerse un símil con un balde para ahorrar agua. Esa agua será almacenada hasta que requieras su uso, pero podrás tirarla completamente o sacarla con un vaso. He ahí la diferencia con los miliamperios. Esa velocidad la determina el chip que ayuda a conectar la tecnología de carga rápida disponible y determinar el umbral de carga en el teléfono y desde la batería. Los teléfonos más económicos, por ejemplo, no cuentan con tecnología de carga rápida, por lo que una batería con sistema de carga rápida no será compatible.

El sistema de carga. Hay baterías que cuentan con dos puertos para una carga más veloz, por o que necesitarás conectarla a dos tomacorrientes para hacer una transferencia más veloz de energía. Hay baterías más simples que cuentan con un puerto de carga rápida, para poder llenar su capacidad en menos tiempo. Es la misma tecnología que se incluye en los teléfonos. Una batería también responde al mismo sistema eléctrico, por lo que debes tener cuidado en el voltaje. Usualmente, las baterías cargan a 5 voltios, una medida casi estándar en cargadores de smartphone.

La cantidad de salidas. Hoy podemos encontrar baterías que permiten conectar dos dispositivos a la vez, con diferentes amperajes de salida, y manejar un ritmo de carga eficiente. Hay otras que ya incluyen sistema inalámbrico, así podrás cargar tu teléfono con carga inducida y sin cables. Para eso tu teléfono debe tener compatibilidad con carga inalámbrica.

El peso y el tamaño. Cuanto más grande la batería y más capacidad tenga, más pesada será. Por eso, a veces es mejor contar con dos o 3 powerbanks de menor capacidad, pues el conjunto será más ligero que uno de más carga. Esto también te evitará problemas durante tus viajes. Las regulaciones internacionales en aeropuertos varían, por lo que a veces una batería de 30000 mAh no podrá ser admitida en vuelos locales, o solo se permitirá una cierta cantidad de ellas en cabina.

Las baterías integran reguladores de energía para evitar problemas y ajustar la velocidad de carga | Fuente: Xiaomi

¿Qué cuidados debo tener con una batería?

No la dejes bajo el sol. La exposición al sol podría afectar los integrados y generar un corto circuito dentro del dispositivo.

No pongas tu teléfono encima. Por precaución, no apiles la batería sobre el teléfono. Ambos dispositivos podrían tener un incremento de temperatura por el flujo de energía generado.

No la vuelvas a usar si cae al agua. Aquí no ocurre lo que pasa con los smartphones. Los integrados están más expuestos, al ser un equipo que no cuenta con una protección. Evita usar tu batería si cae al agua, ni tampoco esperes a que seque.

No te acostumbres a los regalos. Las baterías que vienen como un obsequio o una oferta limitada, o aquellas baratas que venden en auto servicios, no son de fiar. Al ser baratas, su calidad de construcción es debatible y podría aparecer un filamento dentro de los conectores que genere un corto.

Las baterías son compatibles con todos los modelos de smartphone, siempre que tengan un cable USB | Fuente: Belkin

Nuestras recomendaciones

Anker PowerCore 10 000 mAh. Esta batería la usé por mucho tiempo, y siempre mantuvo su performance. Además de ser muy ligera y portátil, cuenta con un sistema de carga compatible con QuickCharge 3.0, lo que la hace ideal para viajes o rutinas largas lejos de un enchufe. Si solo llevas un dispositivo contigo, esta es la batería que necesitas [LINK]

Aukey Powerbank 10 000 mAh. Esta es otra de mis marcas favoritas. A diferencia del modelo anterior, esta Aukey cuenta con dos salidas para carga, así que podrás cargar tu smartphone y un dispositivo más. Lo bueno es que cada salida tiene un amperaje distinto (uno es de 1A y el otro de 2), de esa manera podrás escoger la velocidad de carga en cada puerto. [LINK]

Xiaomi Mi Slim Power Bank 10 000 mAh. Mi nueva favorita. Ando con ella a todos mis viajes, y lo bueno es que cuenta con carga rápida en ambas vías, por lo que no solo carga mi teléfono rápido, sino que también se carga rápido si la enchufo a la pared. Es más pequeña que un teléfono regular, es de aluminio y no calienta nunca. Además, cuenta con un puerto USB-C, por lo que no debo llevar tantos cables distintos [LINK]

Hokonui Qi Wireless 10 000 mAh. Esta batería me llamó la atención por lo que integra. Para empezar, tiene dos puertos de carga – uno micro USB y uno USB C -, además cuenta con dos puertos de salida – uno de ellos, compatible con QC 3.0 – y un soporte para carga inalámbrica, con lo que podrás dejar tu teléfono sobre la batería sin riesgo. Me parece un equipo muy versátil, y ahora que tengo teléfonos compatibles con carga inalámbrica, iría por él. [LINK]