Así luce la piel humana artificial sobre el teléfono | Fuente: Marc Teyssier | Fotógrafo: Marc Teyssier

No hay nada como una funda para proteger a nuestro nuevo smartphone. Estilo, resistencia y comodidad son las claves para que un case o cobertor pueda ayudar a mantener en buena condición física nuestro equipo. Sin embargo, el tercer punto podría reñir con este nuevo producto elaborado por Marc Teysser, un desarrollador que ha diseñado el “Skin-on Interface”, una funda de piel humana artificial que añade gestos, pero que nos podría dejar una sensación rara siempre.

En colaboración con investigadores de la Universidad de la Sorbona y el Centro Nacional para la Investigación Científica de Paris, Teysser pudo completar un sistema que le da más capacidades en gestos a los teléfonos mediante conectores alojados bajo esta piel artificial.

Para el creador del concepto, la idea era reemplazar la fría interfaz de los dispositivos con algo mucho más cercano al contacto humano, y radica en la manera en que interactuamos con otras personas. De acuerdo con los desarrolladores, esta piel está programada para detectar diferentes gestos como las cosquillas o los pellizcos, y vincularlas a varias emociones.

Por ejemplo, un ligero toque indica que el usuario desea llamar la atención del teléfono, y un agarre fuerte significa que está enojado. Esto es posible gracias a una capa de alambre de cobre estirable encajado entre una epidermis e hipodermis de silicio que se moldeó para parecerse a la piel humana.

Esto va más allá de un simple elemento decorativo, pero hay margen para dotarlo de más realismo. Según Teysser, la siguiente versión de esta piel tendrá vellos, cambios de temperatura, “piel de gallina” ante ciertos toques, sudor y otro tipo de interacciones que provocarán, seguramente, algo más de terror a nuestra vida tecnológica.

¿Qué opinas?