RIP

Existen diferentes tipos de balas, pero las Radically Invasive Proyectile (RIP) se encuentran dentro de las más mortiferas de todas. Para ver qué tan letales son, se realizó una prueba en video.

A través del uso de la técnica de "slow motion" se aprecia la introducción de una bala RIP en un blanco hecho de gel.

Al ser disparada la bala logra traspasar el cuerpo, pero a medio camino ésta estalla en varios pedazos, destruyendo todo lo que se encuentra en su interior. Si esto ocurriera en un cuerpo humano, la consecuencia sería la muerte.

RIP es promocionada como la herramienta definitiva para la protección personal. No obstante, la Convención de Hague prohíbe este tipo de balas de punta hueca incluso en la guerra. Paradójicamente, estas son legales en países como Estados Unidos por policías y civiles.