Foto: Difusi
La empresa PlanOn lanzó su nueva impresora llamada Printstik, un aparato electrónico que se caracteriza porque además de ser la más pequeña del mundo, no usa tinta.

Para lograr esto, el dispositivo usa la tecnología de impresión termal. Un sistema empleado en terminales de venta o cajeros automáticos para emitir tickets o recibos.

El mayor inconveniente de esta modalidad es que las impresiones tienen poca vida de duración debido a que pasadas algunas semanas, se pierde la escritura redactada en la hoja.

No obstante, una de sus mayores ventajas es el bajo costo y la portabilidad gracias a su ligero peso y reducidas dimensiones. Adicionalmente, para hacer más fácil su uso, puede ser conectada con algunos smartphones y a la Blackberry vía Bluetooth.

El precio del producto oscila entre los 200 y 350 dólares dependiendo del modelo y las características con las que cuente.