Un simple test ocular podría servir para detectar el Alzheimer

Un 60 por ciento de los afectados por la enfermedad tiene problemas relacionados con la percepción del color, el movimiento o el contraste.
Foto: Wikipedia
Un simple test ocular que localiza células muertas en la retina podría servir para detectar enfermedades como el Alzheimer antes de que presenten síntomas, según un experimento científico divulgado hoy en el Reino Unido.

La nueva técnica, desarrollada por científicos del University College de Londres, marca mediante puntos fluorescentes las células agonizantes en la pared del ojo -las que absorben más el tinte-, lo que, a su vez, da una idea del índice de mortalidad de las células cerebrales.

Se sabe que el Alzheimer afecta a la vista, y un 60 por ciento de los enfermos tiene problemas oculares relacionados con su capacidad de percibir el color, el movimiento o el contraste.

Otros estudios han demostrado además que males neurodegenerativos como el Alzheimer pueden resultar en la muerte de células retinales.

"Pocas personas se dan cuenta de que la retina, aunque fina, es una extensión del cerebro. Es totalmente posible que, en el futuro, una visita al óptico para hacerse una revisión pueda servir para comprobar el estado del cerebro", dijo una de las autoras del experimento, Francesca Cordeiro.

Según los expertos, el desarrollo de esta técnica "abre una ventana al cerebro" para los investigadores, que actualmente sólo pueden acceder a la actividad cerebral mediante caros escáneres.

Tras probar el método en ratones diseñados genéticamente para desarrollar Alzheimer, los expertos esperan empezar en breve los experimentos con personas, y creen que en un futuro cercano la técnica de diagnosis podría adoptarse en ópticas.

El mismo proceso que permitió diagnosticar el Alzheimer en los ratones puede identificar el glaucoma, que también conlleva la muerte de células retinales.

Se cree que en el futuro este sistema tiene potencialidad para detectar otras enfermedades como el Parkinson.

Una portavoz de la Fundación para la Investigación del Alzheimer, Rebecca Wood, aplaudió la aparición de un nuevo método de detección del mal y recordó que un diagnóstico precoz es crucial para "tratar y revertir la progresión de la enfermedad mientras se desarrollan nuevos tratamientos".

-EFE-