Prioriza la comodidad. Busca el espacio correcto para este evento. Por regla, deberías pensar en un espacio cómodo que puedas soportar durante media hora como mínimo, pues las llamadas están comenzando a tener este estandar de tiempo debido a la duración de llamadas promedio en Zoom. Busca un espacio que no estorbe en absoluto, que no entorpezca tu respiración y que te permita moverte con ciertas libertades.

| Fuente: Unsplash | Fotógrafo: Ron Sinda

Contacto visual. Parece tonto, pero el contacto visual, incluso en videochat, es importante. Para lograr esto, el truco es muy sencillo: pon la webcam a la altura de los ojos. Si tienes una webcam integrada a la pantalla de la laptop, debes usar una base para ganar altura. Usa libros, cajas, cosas que no se vean en pantalla. Así tendrás mejor perspectiva, menos mentón y el contacto visual será más agradable. Evita ver la pantalla y concéntrate en la webcam, ahí está la otra persona. Es difícil al inicio, porque tenemos el pésimo hábito de ver a las pantallas en las selfies con el celular. Aquí debemos priorizar la webcam por encima de la pantalla.

| Fuente: Unsplash | Fotógrafo: Wes Hicks

Calibra tu webcam. Cada cámara web cuenta con un apartado de configuración en el sistema operativo. En este apartado, podemos modificar la exposición, el contraste, la temperatura de la imagen y la nitidez. Trata de darle un par de puntos cálidos a tu imagen para que resalte. No abuses en los parámetros porque a veces pueden deformar demasiado la imagen. Eso sí, nunca te olvides de limpiar el lente de la webcam. Siempre debe estar limpio para evitar reflejos de luz involuntarios o imágenes borrosas.

| Fuente: Logitech

Usa audífonos y reduce el ruido. Siempre. El uso de audífonos elimina una de las mayores molestias de las videollamadas: la retroalimentación de sonido. A veces, podemos escuchar lo que decimos en el parlante del interlocutor, y es una reverenda molestia. Los audífonos bloquean los parlantes y nos permiten escuchar con más claridad. Además, si usas audífonos del smartphone, podrás usar el micrófono de esos audífonos y tu audio sonará mejor.

| Fuente: Unsplash | Fotógrafo: Austin Distel

Evita los fondos distractores. Los fondos con mucho detalle suelen ser distractores. Si es inevitable, toma distancia del fondo y no te pegues tanto a ellos. Así generarás una imagen con profundidad de campo, y podrás reducir el riesgo de que alguien note un detalle indeseado en la imagen. Hoy podemos cambiar el fondo por software, pero el resultado puede ser impreciso y hasta molesto. Trata de no enfocar zonas con mucho paso de personas detrás, pues suelen distraer demasiado.

| Fuente: Unsplash | Fotógrafo: Javier Molina

La luz es tu aliada. Recuerda que las cámaras web son sensores electrónicos, y que requieren mayor cantidad de luz para mejorar la calidad de la imagen. Eso implica que tu rostro siempre debe estar iluminado. Evita ponerte de espaldas a ventanas, usar gorras o permanecer bajo luz artificial de manera directa. En mi caso, uso lámparas con clip con focos de distinta potencia de luz para generar luz de relleno y luz directa, y son puestas sobre roperos o desde un nivel del librero., Así puedo ajustar el tipo de luz que necesito. Una lámpara alta puede ayudar.

| Fuente: Unsplash | Fotógrafo: SCREEN POST

Habla fuerte. Uno de los problemas es el poco énfasis que usamos en este tipo de conversaciones. El registro del audio puede ser un problema porque movemos mucho la cabeza o miramos a otro lado, y eso provoca que la boca no apunte a los micrófonos del equipo. Hablar “fuera de micrófono” genera eco, y ese eco puede provocar ilegibilidad o problemas de registro. Eso, sumado al buffer de la conexión, haría que perdamos información vital.

| Fuente: Unsplash | Fotógrafo: Priscilla Du Preez

Prueba tu configuración. Si tienes una reunión programada, ingresa al software de tu cámara con tiempo para hacer pruebas. En algunos casos, podemos grabar la imagen y ver el resultado. Hacer pruebas de audio y video ayuda a que no tengamos problemas de último minuto. Abre la aplicación de cámara en Windows y Mac para que puedas tener una previsualización de lo que los demás verán.

| Fuente: Unsplash | Fotógrafo: Nguyen Dang Hoang Nhu

Apoya el teléfono. Si usas el teléfono para este tipo de conversaciones, apóyalo en una base o sujétalo con un selfie stick o tripié. El usarlo sin manos estabiliza la imagen y te da más libertad de movimiento. Debes mantener el equipo a la altura de los ojos, y usar audífonos. En este caso, puedes usar equipos bluetooth para conversar sin problemas.

| Fuente: Unsplash | Fotógrafo: Harry Cunningham

No te muevas con el equipo. El tiempo de proceso de imagen en equipos de este tipo suele ser muy malo, y las cámaras suelen ajustar la velocidad de la captura de imagen automáticamente para compensar poca luz. A menos luz, las imágenes se verán más “barrida”. Si te mueves con el equipo en la mano, será peor. Mantén el equipo en una superficie fija.

| Fuente: Unsplash | Fotógrafo: Christina@wocintechchat.com

Bonus track: Compra accesorios de videoconferencia. Cuando todo esto pase, debes hacer compras. Una webcam por USB será diez veces mejor que una webcam de laptop. Con un accesorio externo puedes ajustar la altura de manera sencilla y tener mejor calidad de imagen. Otra compra necesaria es un micrófono USB, y mejorar de esa manera la calidad de audio en las videollamadas, para tener más presencia en las conversaciones y lucir más profesional frente a cámaras.

| Fuente: Logitech